a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Adopcíon

En todos los consultorios de pediatría se trata a un gran número de niños adoptivos de distintos países. A mí me encanta ver a los padres que traen a niños de lejanos lugares del mundo, no solo porque cada adopción constituye una oportunidad increíble para padres e hijos, sino también porque es fascinante ver cómo esos niños se adaptan a su nueva vida. A continuación hablaré de lo que se debe esperar en términos de atención del hijo adoptivo antes, durante y después de la adopción.

Antes

La atención antes de la adopción empieza antes de que el niño sea parte de la nueva familia. Los futuros padres me traen fotos, historias clínicas y hasta videos de sus futuros hijos. Algunos me piden consejo acerca de la evaluación médica recibida de intermediarios de la adopción. Yo les aconsejo que no se fíen de ellas porque a menudo son imprecisas o engañosas. Esos niños pueden presentar diversos trastornos de salud, a veces no documentados o con un diagnóstico erróneo. No obstante, los niños adoptados en Estados Unidos casi siempre tienen una historia clínica completa, ya que generalmente se adoptan recién nacidos en hospitales de Estados Unidos. La mayoría de los padres no desiste de adoptar por una enfermedad física después de elegido el niño, sino que están dispuestos a lidiar con ese problema en casa, sea lo que sea. Una excepción de ello es, por supuesto, un diagnóstico de VIH, o virus del SIDA, debido a las pocas probabilidades de supervivencia de los niños enfermos. En la mayoría de los países la prueba de VIH a los recién nacidos es fiable y les dan los resultados a los futuros padres adoptivos. Otras afecciones que existen en los países desarrollados, sobre todo en los niños de más edad, son raquitismo, deficiencia de vitaminas, tuberculosis y desnutrición. Los efectos del consumo de alcohol y drogas durante el embarazo son menos comunes en los niños nacidos en el extranjero que en Estados Unidos. El historial familiar de los niños extranjeros casi nunca está disponible o no es fiable. No tanto así en el caso de los nacidos en Estados Unidos. Al igual que con los hijos biológicos, lidiamos con los problemas cuando se presentan, sea cual sea el historial familiar.

Durante la adopción

En lo relacionado con medicinas y nutrición, no se debe llevar mucho a la feliz ocasión de conocer al hijo. En cualquier lugar del mundo que se realice la adopción, mientras esté allí, debe darle la misma fórmula a que está acostumbrado [Ver: Fórmula]. Si no es tan pequeño, coma usted también la comida que él o ella conoce hasta que lleguen a casa y luego empiece a darle los alimentos adecuados para su edad [Ver: Alimentación]. En los orfanatos hacinados y casas de acogida los niños están expuestos constantemente a los catarros, la influenza y los virus del estómago. Deje al médico local tratar esas enfermedades; incluso si la atención médica no es la mejor, es su única opción. Generalmente les aconsejo a los padres llamarme o mandarme un correo cuando se encuentren por primera vez con el niño. Estoy seguro de que su médico le aconsejaría lo mismo. En una breve conversación puedo llevarme una idea del estado de salud del niño y hacer cualquier recomendación necesaria. En cuanto al vínculo emocional, sobre todo con los niños más grandecitos no hay por qué preocuparse por eso en el proceso de transferencia entre el orfanato o la casa de acogida y su casa. Esa pequeña criatura sentirá su amor y devoción y enseguida le va a coger apego. En un día o dos ese ser extraño se convertirá en un hijo perfecto. En camino a casa no hay nada en particular que hacer. A lo mejor el viaje en avión no es muy fácil, sobre todo con un niño recién nacido o de meses; aun así, evite darle medicamentos seyantes [Ver: Viaje en avión].

Inmediatamente después de la adopción

Si Lucy está sana y feliz, no hay que llevarla directo del aeropuerto al médico. Puede esperar unas semanas para la primera consulta, en la cual le harán un chequeo completo. Su médico la examinará y hará una evaluación de su estado de salud, le sacará sangre y probablemente le ponga al día las vacunas. Algunos de los análisis que se acostumbra hacer son la prueba del SIDA a los recién nacidos y análisis para detectar cualquier enfermedad metabólica rara pero prevenible, la prueba de la tuberculosis, análisis de heces fecales para detectar cualquier parásito y análisis de sangre para la detección de anemia, hepatitis B y cualquier otra enfermedad endémica del país de procedencia de Lucy [Ver: Inmunización; Pruebas y Análisis]. Los informes de inmunización generalmente están correctos. Por lo tanto, a menos que un informe no parezca fiable, empezamos a poner las vacunas a partir de donde quedó el informe.

Después

Una vez que se determine cualquier problema específico de salud, atienda al niño de la misma forma que lo haría con cualquier otro. Desde el punto de vista del desarrollo, incluso los niños que están un poquito atrasados al principio debido al hacinamiento de los orfanatos, es increíble lo rápido que alcanzan a los demás y prosperan al estar en un ambiente de amor y cuidado, sobre todo cuando los adoptan a una edad relativamente temprana. Por ejemplo, el aprendizaje del idioma es increíble. Vi a un niño de dos años que hablaba solo el dialecto de la provincia china de Guangdong hablar bastante bien inglés en cuestión de meses. A los niños adoptivos a veces los someten a un escrutinio excesivo y a procedimientos innecesarios —y hasta erróneos—para su desarrollo. Le sugiero dejar que las cosas tomen su curso y tener cuidado con tales procedimientos: permita al niño recuperarse por sí mismo de los pequeños atrasos causados por la falta de cuidado. Por otra parte, otro de los retos a que se enfrentan los padres adoptivos es no compensar en exceso con afecto o atención y ser firmes en mantener los mismos límites que necesitan todos los niños. Refiérase a la sección “Disciplina y límites” para lidiar con distintas situaciones cuando se presenten.

El dilema

La respuesta a la pregunta de cuándo decirle al niño que es adoptivo es clara. A los tres o cuatro años, cuando Lucy sea capaz de entender el concepto, dígaselo de una forma sencilla y explícita. No tiene que esperar a que le pregunte. Al principio va a ser una idea abstracta y no va a entenderla del todo; pero a medida que crezca y la vaya entendiendo mejor, hará más preguntas que también deben contestarse claramente. En Estados Unidos, en los casos de adopciones abiertas se permite a los padres adoptivos de niños nacidos en Estados Unidos mantenerse en contacto con los padres biológicos. He visto situaciones, poco comunes pero armoniosas, en que se han mantenido en contacto y han entablado un vínculo inusual.