a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Tos Persistente

En los tiempos de antes una tos que durara mucho era indicativa de tuberculosis, mientras no se demostrara que la causa era otra. La tuberculosis casi ha desaparecido, pero no el miedo que produce una tos persistente y ese miedo insta a los médicos a recetar antibióticos sin necesidad.

TPueden ser dos las causas que provocan una tos duradera: Jimmy tiene un virus de una cepa que provoca esa tos (que en algunos casos dura varias semanas) o le han dado varios catarros seguidos y cada uno ha provocado una nueva racha de tos. En cualquiera de los dos casos, la tos se vuelve cada vez más seca y empeora de noche porque las secreciones descienden por las vías respiratorias. Como si fuera poco, la expulsión enérgica y constante de aire (o sea, la tos) también irrita, empeorando más aún la tos. Se convierte en un círculo vicioso.

La tos deja de ser contagiosa a los tres o cuatros días de empezar la enfermedad viral; pero le va a costar trabajo convencer de ello a los padres de los compañeritos de escuela de Jimmy.

CUÁNDO DEBE PREOCUPARSE

Si a Jimmy no se le quita la fiebre

Si ha bajado de peso

Si está mucho menos activo

Si tiene la respiración dificultosa

Si Jimmy tiene cualquiera de esos síntomas, el médico debe auscultarle el pecho para determinar si tiene infección en los pulmones.

CUÁNDO NO DEBE PREOCUPARSE

Si la tos dura mucho tiempo, pero no hay ningún otro síntoma (la duración no es un indicativo de gravedad)

Si Jimmy mantiene un nivel normal de actividad, aunque parezca un poco cansado por no dormir bien.

“Tos en la cabeza”

Al igual que con cualquier otro síntoma que les llame la atención o preocupe a los padres, la tos puede convertirse en algo psicogénico. En otras palabras, si Jimmy lleva un tiempo con tos y se da cuenta de que cada vez que tose sus padres se vuelven a mirarlo, esa atención puede motivarlo a toser y la tos se convierte en un tic. Para prevenir o romper ese círculo, evite mostrar demasiada preocupación cuando su hijo tosa, aunque le cueste ignorarlo.

Tratamiento de una tos persistente

Una tos que no se quita es consecuencia de una irritación, no de una infección. Por lo tanto, los antibióticos no surten efecto en ese caso. Si le insiste bastante al médico, a lo mejor le da una receta; pero le garantizo que no hará ninguna diferencia y expondrá a Jimmy a los posibles efectos secundarios del antibiótico. Otros medicamentos que se recetan innecesariamente en esos casos son los medicamentos para el asma (esa tos rara vez está relacionada con el asma) y los esteroides (que pueden debilitar el sistema inmunológico). Cuando usted haya determinado que la tos no es un síntoma de ninguna enfermedad, dele al niño un jarabe para la tos únicamente si la tos se vuelve insoportable para él, y tenga paciencia, que se le quitará.

PREGUNTAS DE PADRES DE VERDAD

¿Cómo sé si la tos se convierte en pulmonía o bronquitis?

Una tos duradera sin ningún otro síntoma no se convierte en algo peor, solo que no se quita por un tiempo. Los principales síntomas de pulmonía son fiebre alta, palidez y falta de energía, no tos. Si es pulmonía, los síntomas son más pronunciados desde el principio. Referente a la bronquitis, cada vez que Jimmy tose, quiere decir que tiene bronquitis, ya que este es un término general que significa irritación de las vías respiratorias [Ver: Bronquitis].

¿Por qué le oigo la tos en el pecho?
El sonido se amplifica debido al aire de los pulmones.

¿Pudiera ser alergia?
Una tos persistente rara vez es a causa de una alergia. Una alergia nasal puede provocar una tos persistente; pero está acompañada de otros síntomas, como estornudos, lagrimeo y erupción cutánea. Además, la mayoría de las alergias nasales están relacionadas con el polen y dan en verano, mientras que la tos persistente es más común en invierno.

¿Cuándo se mejorará?
Puede demorar. Una tos en invierno puede estar causada por varios catarros seguidos y puede durar toda la temporada.

En resumen, por desesperante que resulte oír a un niño toser durante largo tiempo, la tos rara vez es señal de una enfermedad grave ni se convierte en tal. La mejor alternativa es tener paciencia y esperar a que disminuya la irritación de las vías respiratorias; evite los medicamentos innecesarios y prestarle demasiada atención. Oculte su preocupación para evitar que la tos se mude del pecho para la cabeza.