a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Sobrepeso


El “sobrepeso” en los niños de meses constituye una propensión fisiológica, no un problema de alimentación. Si su bebé es regordete, lo primero que debe hacer es preguntarle a su mamá si usted también era así; lo más probable es que su bebé se parezca a usted a esa edad.

Tenga presente que es prácticamente imposible darle demasiado de comer a un niño pequeño, pues devuelven lo que no quieren. Si su hijo es gordito, dele la cantidad de comida que quiera, igual que si fuera delgado o término medio. Sea cual sea el peso del niño, debe evitarse darle comida para calmarlo y darle demasiados carbohidratos, ya que esos hábitos podrían hacerlo propenso al sobrepeso más adelante.

También debe tenerse en cuenta lo siguiente acerca de los niños con sobrepeso:

  • En primer lugar, si Lucy está gordita, no necesita empezar a comer comida sólida antes que los demás niños, aunque haya oído decir eso.
  • Cuando empiece a dársela (a eso de los seis meses), no le restrinja la dieta si buen apetito.
  • Los bebés más gorditos suelen tener un poco menos de coordinación y demoran más en sentarse derechos. Por lo general, bajan de peso cuando empiezan a caminar y a correr.

Al principio se sentirá orgullosa cuando la gente celebre a Lucy; pero muy pronto se aburrirá de que todo el mundo le pregunte “¿cuántos meses tiene?” y exclamen “¡está grandísima!”.


Algunos niños de uno y dos años también son regordetes; pero cuando empiezan a moverse más, casi todos adelgazan (aunque les quede la típica barriguita). Cualquiera que sea el peso y los alimentos preferidos de Jimmy, debe limitar su ingestión de azúcar, por ejemplo, cereales y jugos dulzones, refrescos, pasas, caramelos, galletas dulces y saladas, pasta, pizza, comida rápida, papa frita, pan, helado, etc.

La mejor manera de evitar que su hijo engorde es tener buenos hábitos alimenticios y no comprar alimentos que engordan. Si no los tiene a mano, limita el acceso a los mismos, aunque puede romper la regla de vez en cuando, por ejemplo, en las fiestas de cumpleaños y cuando salgan a comer fuera. Cuando Jimmy empiece a afirmar su independencia (entre los quince y dieciocho meses), no ceda a la tentación de aliviar su frustración con comida ni ofrecerle alimentos que le gusten más, para que no se convierta en un niño majadero para zomer [Ver: Majadería para comer].

En los niños

Algunos niños tienen propensión genética al sobrepeso. Si el suyo es delgado ahora, no sea engreída al respecto. Hay niños de cinco años que comen una gran cantidad de comida que engorda y aun así están en el hueso, mientras que otros que comen lo mismo están gordos; pero esa diferencia no siempre dura hasta la adolescencia. Hasta un niño en extremo delgado tiene una buena probabilidad de engordar si sigue comiendo los mismos alimentos.

En la gran mayoría de los casos, la razón por la que los niños engordan no es hormonal sino debido a hábitos alimenticios y sicológicos arraigados desde una temprana edad. Una de las razones es la introducción temprana de una dieta abundante en azúcar, como los ejemplos antes mencionados.

Si Jimmy está pasado de peso, el enfoque más constructivo es la asesoría de la alimentación, que comprende una dieta específica y pesarlo dos veces al mes. El objetivo es limitar su acceso a los alimentos que engordan, sobre todo los refrescos, la comida rápida, la pizza, las papas fritas y las galletas dulces. Si no los tiene en la casa, no habrá tentación de comerlos. Sustitúyalos por frutas, verduras, queso de leche descremada, carne, pescado y tofu. También lo ayudará exhortarlo a hacer ejercicio y limitar el tiempo de ver televisión y de jugar juegos electrónicos. Piense en lo que puede aumentar de peso con una hora de televisión.

Por supuesto que es más fácil decirlo que hacerlo. No tener en la casa alimentos que engordan es solo una parte de la solución. La otra es hacerle frente a un niño descontento que no entiende por qué no puede comer las cosas que siempre ha comido. Lidiar con su estado de ánimo requerirá determinación, disposición para poner límites y paciencia [Ver: Disciplina y límites].