a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Roséola

La roséola es una enfermedad viral benigna que les da por lo general a los niños de meses y menores de tres años, rara vez la contraen los niños mayores de tres años. Da fiebre alta y suele presentarse en la primavera. A los tres o cuatro días la fiebre baja drásticamente y aparece una erupción leve en la cara y el torso, que dura veinticuatro horas y desaparece. No requiere tratamiento, excepto calmante para la fiebre para aliviar el malestar. Lo bueno es que cuando da una vez, generalmente no vuelve a dar.

Aunque la roséola no es una enfermedad grave, la fiebre alta que causa les pone los nervios de punta a los padres, ya que hasta que no sale la erupción no se sabe qué tiene el niño. No obstante, hay algunos síntomas indicativos de la roséola: el niño suele tener un aspecto muy saludable a pesar de la intensidad de la fiebre y no presenta ningún otro síntoma, excepto pérdida del apetito.

Más angustiante es el hecho de que la fiebre alta puede dar convulsies [Ver: Convulsiones febriles]. Sin embargo, aunque las convulsiones febriles parecen graves, no son peligrosas para los niños y solo les ocurre a los niños propensos a ellas. Menos preocupante, pero algo perturbadora, resulta la tendencia característica del paciente de roséola de quejarse mucho y necesitar más atención. Lucy querrá que la carguen todo el tiempo. Incluso cuando le haya bajado la fiebre y mejorado la erupción, tal vez quiera abusar de su bondad para que la lleve el día entero a la cadera. En esa situación, esté preparada acostarla de vez en cuando y dejar que alivie sola su frustración, una vez que se recupere y se le quite la erupción.