a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Encías

En los niños de meses
Las encías de los niños de meses a veces tienen pequeñas protuberancias que carecen de importancia, algunas son blancas, otras purpúreas. Un novato pudiera confundirlas fácilmente con dientes a punto de salir. Por lo tanto, debe observarlas bien antes de proclamar que a Lucy le está saliendo un diente.

Otra afección que podría detectar en la boca de Lucy es el muguet, una infección fúngica leve que produce inflamación y aparición de placas blanquecinas en las encías, por dentro de la boca y en la lengua [Ver: Muguet].

En muchos libros y sitios de Internet dedicados al cuidado infantil se aconseja limpiarle con cuidado las encías al niño con gaza. También dan sermones maravillosos sobre por qué la higiene bucal es tan importante en los niños de meses. Sin embargo, ninguno dice qué se logra limpiándole las encías al bebé. Lo siento, yo tampoco se lo puedo decir porque no le veo ningún beneficio. ¿Y qué piensa el niño? Los niños de meses detestan que les froten las encías con gaza. Por lo tanto, mientras alguien no me dé una razón válida, seguiré aconsejándoles a los padres lo siguiente: déjenle tranquilas las encías al bebé.

En los niños pequeños
Las aftas son pequeñas úlceras, blanquecinas y circulares, que se forman en la boca y en la lengua. Pueden ser dolorosas, pero no dan fiebre. Puede salir una o varias, pero en general no duran más de cuatro días. Si a Lucy le cuesta trabajo comer, pruebe a darle alimentos fríos y líquidos, que son más fáciles de tragar. En los casos de dolor muy fuerte, puede que haga falta darle un calmante.

Muchas enfermedades de la infancia afectan las encías, produciendo llagas y ampollas. Las más comunes son el virus de Coxsackie y el herpes bucal [Ver: Coxsackie; Herpes bucal]. Esas lesiones son más dolorosas aún que las aftas y a veces afectan el comer y beber.