a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Horario

Algunos expertos en cuidado infantil opinan que se debe tener un horario de sueño y alimentación desde el nacimiento. Yo pienso que si se guía por su dudoso consejo, perderá muchísimo tiempo y energía y terminará volviéndose loca. Lucy tiene su propio horario. Sugiero que se adapte usted a ella al principio y poco a poco vaya acostumbrándola al suyo.

Dormir
Lucy al principio no sabe cuándo es de día ni de noche, pues acaba de emerger de una noche de nueve meses. Se despierta cuando termina su ciclo de sueño y quiere que la reconforten, y cuando quiere que la reconforten, usted la alimenta. Por cierto, cuando se despierta de noche, la oscuridad le recuerda su ambiente anterior, donde dormía la mayor parte del tiempo.

Al cabo de unas semanas empezará a despertarse más de día que de noche, en parte porque cuando la despierta a usted de noche, usted es menos receptiva y en parte también porque la naturaleza nos insta a dormir de noche.

Comer
El horario de alimentación de Lucy es muy desordenado al principio. Puede lactar horas y después dormir horas. Guíese por ella. Si interfiere en su ritmo, se molestará y solo lactará si quiere de todas formas.

Los lactantes son maravillosas máquinas autorreguladoras cuando tiene que ver con la alimentación. El problema es que muchos libros, médicos, enfermeras y otros expertos le aconsejarán despertar a su recién nacido según un horario rígido cada tres horas para lactar. Ese enfoque clínico suele contribuir al fracaso de la lactancia. Si despierta a Lucy para darle el pecho y no le interesa, usted pudiera sentir una sensación de fracaso y perder la confianza en su capacidad de dar el pecho. Además, ya que los recién nacidos están entre dormidos y despiertos, pudiera sentirse tentada de darle el biberón y tal vez se lo tome porque es más fácil. Eso acrecentará más aún su sensación de fracaso y es cuando muchas madres dicen: “no puedo dar el pecho porque no tengo suficiente leche”.

La mejor manera de sincronizar su horario con el de Lucy es hacer lo mismo que hacen algunos animales cuando nacen sus crías. Se acurrucan y cuando se despierta una, a lo mejor se despierta otra también y cuando todas se despiertan juntas, es hora de comer. Si Lucy quiere dormir cuatro o cinco horas, déjela. Si se despierta con un apetito voraz, es que necesitaba dormir. Si se despierta al cabo de una hora, tal vez tenga hambre y tal vez no. La mejor manera de enterarse es ofreciéndole lactar. La semana siguiente Lucy se despertará con una frecuencia más regular (cada tres horas como promedio), no porque usted le haya impuesto ese horario sino porque está siguiendo su ritmo natural.

En algunos casos este método natural no da resultado y conduce a la sobrealimentación, una situación en que Lucy lacta un poco, duerme un poco y repite ese ciclo todo el día. Es muy agotador para la madre, quien no tiene oportunidad de dormir ni recuperarse. En ese caso recomiendo imponer un horario [Ver: Problemas de la lactancia].