a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Atencion de las Enfermedades

A lo largo del libro hablo de distintas enfermedades específicas. A continuación doy algunas pautas generales para lidiar con un niño enfermo, sea de lo que sea.

Tomar líquido durante la enfermedad
El viejo adagio de descansar y tomar líquido es uno de los más persistentes en la medicina popular. Si bien es cierto que la fiebre alta o el vómito pueden causar deshidratación, insistir en que su hijo se tome galones de agua no hará mucha diferencia en el curso de la enfermedad. Debe asegurarse de que no se deshidrate, sobre todo si tiene un virus estomacal; pero no se preocupe por que “elimine las toxinas”. Es un proceso que me parece que tiene más beneficios sicológicos para los padres que beneficios fisiológicos para el niño.

Descansar durante la enfermedad
¿Cuánto debe descansar Jimmy cuando está enfermo? Déjelo que él mismo regule la cantidad de descanso que necesita. Por ejemplo, si tiene gripe, una parte importante del proceso de curación es dormir horas extras y “sudar la fiebre”. Si le da un calmante para bajarle la fiebre, se pondrá a jugar en vez de descansar, sudar y recuperarse.


Descansar después de la enfermedad

How long should Jimmy rest after an illness? It depends. Some parents believe additional rest will help replenish the child’s energy. In fact, it can be more like house arrest, actually prolonging a low-energy phase in which Jimmy mopes around and watches TV all day, thus perpetuating the impression that he needs more rest. My advice: As soon as his energy begins to return, encourage Jimmy to resume his normal activities.

Recaída
Uno está más atento al niño cuando está enfermo, lógicamente. Lo carga por toda la casa, lo mece para que se duerma, lo acurruca, le hace una comida especial y le canta sus canciones preferidas. ¿Pero qué pasa cuando se cure? Después que uno viaja en primera clase, es difícil volver a la clase turística. Usted verá que aunque el niño se haya recuperado del todo, seguirá exigiendo que lo traten de forma especial.

Consentir al niño demasiado tiempo después de una enfermedad podría tener a la larga un efecto indeseado. El horario de sueño es una de las primeras cosas que se afecta con una enfermedad: muchísimos padres me han dicho que su bebé dormía plácidamente hasta que le dio catarro y que desde entonces se le ha desarreglado el horario de dormir la siesta y de noche. Mi consejo es bajarle las expectativas tan pronto se cure y ponerlo de nuevo en el horario a que estaba acostumbrado antes de enfermarse. Seguro que no se pondrá muy contento; pero esa fase pasa también y muy pronto volverá a ser el bebé feliz de antes.

Pérdida del apetito durante la enfermedad
Si Jimmy tiene gripe, catarro, infección de oído u otra afección, a lo mejor se le quita el apetito. Después de un par de días se le ven las costillas. Peor aún, sigue sin apetito después de curarse. Eso es normal. Demorará unos días para que le vuelva el apetito y muy pronto querrá hasta repetir en las comidas. Si a un niño, por lo demás sano, se le presiona para que coma, puede ser que eso lo convierta en un niño majadero para comer.