a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Infecciones de los ojos

Conjuntivitis viral
La conjuntivitis es una enfermedad común y autolimitante que afecta la superficie del globo ocular, causando lagrimeo y enrojecimiento durante varios días. También puede producir una secreción amarilla o verdosa que se encostra y se ve peor al despertar, ya que la secreción se acumula durante la noche y se pegan los ojos. La conjuntivitis viral puede dar sola o junto con un catarro.


Por el contrario de lo que se piensa, generalmente no requiere tratamiento, ya que las infecciones víricas no responden a las gotas antibióticas. Lo único que consiguen es darle ardor en los ojos al niño y empeorar la irritación. La mejor manera de aliviarle la incomodidad es darle un calmante y ponerle compresas frías. La enfermedad casi siempre se quita sola en unos días.

La conjuntivitis viral es muy contagiosa y puede formar un caos en el jardín infantil. Cuando la contrae un niño, en unos días la tienen quince más. Lavarse las manos no tiene ningún efecto preventivo, a menos que uno haga a los niños lavarse las manos cada vez que se toquen la cara. No llevarlos a la escuela tampoco ayuda porque es una enfermedad muy contagiosa, incluso antes de que aparezcan los síntomas, o sea, el virus se propaga antes de que la persona se vea enferma.

Muchas escuelas exigen que el niño reciba “tratamiento” antes de volver a clases, lo cual es absurdo porque no existe ningún tratamiento eficaz para la conjuntivitis.

Conjuntivitis bacteriana
Si los síntomas del pequeño paciente parecen ser más graves, puede que tenga conjuntivitis bacteriana, que sí requiere tratamiento. Esta forma de conjuntivitis es mucho menos común que la viral, pero los síntomas son más marcados. La esclerótica (la parte blanca del ojo) se torna muy roja, los párpados se inflaman visiblemente y se produce una secreción abundante durante todo el día. Esta enfermedad requiere consulta y tratamiento médicos y sí responde a las gotas antibióticas, a diferencia de la conjuntivitis viral.