a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Guardería

Muchos padres sienten la obligación de mandar a sus hijos al jardín u otro tipo de colegio preescolar por sus presuntos beneficios educativos. Oyen decir que es bueno porque los niños aprenden a relacionarse mejor con los demás, salen mejor en las pruebas de entrada de las escuelas primarias que las exigen y hasta resultan más inteligentes. No se deje influenciar demasiado por eso. Unos padres amorosos, unas cuantas actividades y jugar con otros niños son igualmente beneficiosos que ir al jardín, y puede que hasta más. Aunque las actividades estructuradas y los retos no tienen nada de malo, es muy importante para el niño que haya un equilibrio entre lo estructurado y el juego libre, así como adquirir el deseo de aprender de una forma sana.

Estoy a favor de los grupos pequeños, que propician un entorno más familiar. Un niño de dos o tres años no está preparado para pasarse el día con veinte niños. A pesar de que los niños se adaptan increíblemente a distintas situaciones, los jardines y otros establecimientos preescolares grandes suelen ser impersonales, estilo factoría, y a veces fomentan un comportamiento agresivo. En un grupo de cinco o seis niños se crean relaciones más sólidas, ya que mimetiza el ambiente familiar. A ese efecto, las guarderías en casas particulares son una alternativa excelente (dando por sentado que son buenas), ya que proporcionan un ambiente más familiar y de menos presión.

¿No se le pegarán a Jimmy todos los virus circundantes en el jardín? A lo mejor, pero eso le puede pasar lo mismo si está con cinco niños que con veinte. Véalo así: o se le fortalecen las defensas ahora o después. Cuando empecé la pasantía, se me pegaba un virus tras otro los primeros seis meses y ahora casi nunca me enfermo, aunque atiendo a una docena de niños con tos todos los días. A Jimmy le conviene más adquirir inmunidad de pequeñito.