a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Extracción de la Leche Materna

Esta sección explica las diversas razones para extraerse la leche. Antes de hablar de cómo y por qué, veamos qué hacer con la leche que se extrae. Puede guardarla en el refrigerador durante veinticuatro horas y en el congelador casi indefinidamente. Si queda leche en el biberón y la deja a temperatura ambiente, puede dársela a Lucy hasta dos horas después, igual que la fórmula.

Cómo estimular el pecho
Aunque haya oído decir que debe extraerse la leche los primeros días después de dar a luz para estimular la producción, es ridículo. Ese es un momento en que se debe ceder a la naturaleza. Ver las míseras goticas de calostro que tanto esfuerzo le cuesta extraerse le pudiera hacer pensar que no tiene mucha leche; pero no es así. Lucy es un extractor mucho más eficiente que el aparato.
Además, cuando le brinde el pecho, no entenderá por qué, ya que usted vació la despensa. Lógico, entonces pudiera darle un biberón de leche materna; pero la próxima vez ella se acordará de lo dócil que es el pezón de goma en comparación con el suyo y a lo mejor usted se desanima.

Cuando el padre ayuda
La participación de papá en la alimentación de Lucy es una idea excelente si le da el biberón. Si le da el pecho y quiere alternar las tomas con el papá, sacarse la leche es una buena idea en teoría, pero en la práctica casi nunca es muy eficiente. El tiempo que hay que pasar sacándose la leche, guardándola y supervisando el proceso es mejor emplearlo en dar el pecho. Además, extraerse la leche los primeros días interfiere en la producción natural y afecta el horario de lactancia. Si quiere darle a su hijo leche materna que se haya extraído, hágalo después de crear un patrón estable de lactancia, que demora sus buenos diez días. Recuerde también que darle unas onzas de fórmula de vez en cuando no es el fin del mundo.

Porque dar el pecho es muy difícil
Algunas madres les dan leche materna en biberón a sus hijos porque no han logrado dar el pecho debidamente. Dudo que les guste hacer el trabajo doble de sacarse la leche y darla en biberón, pero al menos tienen la satisfacción de que su bebé está recibiendo la mejor nutrición posible. Si usted se haya en esa situación, recuerde que, si bien vale la pena los primeros meses, que es cuando más ventajas fisiológicas e inmunológicas tiene la leche materna, estas son menos obvias después.

En el trabajo
Si empieza a trabajar al poco tiempo de tener a Lucy, debe tratar de extraerse la leche en el trabajo. Es una buena alternativa a la lactancia, sobre todo los primeros seis meses. Después de ese período, debe sopesar los beneficios decrecientes de la leche materna y el estrés de extraerse la leche en el trabajo. La mayoría de las madres no disfrutan mucho sacarse la leche; pero después que aprenden bien, les resulta tolerable. Lamentablemente, hay muy pocos centros de trabajo que tienen un lugar propicio para ello. Aun así, he conocido a muchas madres que se desempeñan exitosamente en su trabajo y se extraen la leche hasta un año entero.

He recopilado las siguientes sugerencias de esas heroínas de la lactancia:

  • Disfrute de la licencia de maternidad sin extraerse la leche y empiece unos días antes de regresar al trabajo. Almacenar galones de leche por adelantado no hará ninguna diferencia y afectará su producción.
  • Sáquese solo la leche Lucy va a necesitar la próxima vez que vaya a trabajar. Probablemente se saque doce onzas como promedio en dos o tres veces. Los primeros meses eso será suficiente para tenerla contenta todo el día.
  • Las primeras dos semanas, cuando regrese del trabajo, la persona que cuida a Lucy le dirá que no dejó suficiente leche. Es en parte porque seguro que Lucy succiona mejor de un chupete de goma y porque la persona da por sentado que si Lucy se queja es porque tiene hambre.
  • De todas formas, si piensa que no tiene suficiente leche, recuerde que la fórmula no es veneno. Es la mejor alternativa después de la leche materna y si darle el biberón a Lucy le alivia el estrés en el trabajo, vale la pena darle un par de onzas diarias.

Después de seis meses, cuando Lucy empiece a comer comida sólida, la leche materna ya no es esencial, aunque sea beneficiosa. Sáquese la cantidad que le resulte práctica y dele fórmula suplementaria. Incluso si deja de sacarse leche, puede seguir dando el pecho por la noche y los fines de semana.