a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Torpeza

Esta es una de las cosas que a veces noto que causan preocupación e intervención sin necesidad. Empieza con una advertencia del jardín o la escuelita de que el niño se está quedando detrás en las actividades físicas. Jimmy no salta tan bien como los demás, todavía sube las escaleras escalón por escalón y no corre con la facilidad que debería.

La fuerza muscular y la coordinación varían enormemente de un niño a otro. Los niños “torpes” casi siempre pueden saltar, trepar y correr, pero con un poco menos de destreza. Los niños más gorditos tienen que lidiar con el peso extra, que les limita hasta cierto punto el rango de movimiento. No hay de qué preocuparse; esa torpeza no guarda ninguna relación fiable con sus destrezas futuras.

Si Jimmy es torpe, pero su médico no le ha hallado ninguna deficiencia motora importante, no necesita intervenir llevándolo a terapia profesional. En lugar de eso, ponga a su pequeño roble en una buena liga de fútbol y verá cómo mejora cuando llegue el momento adecuado.