a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Vulva

Niñas recién nacidas
La vulva de las niñas recién nacidas siempre se nota algo hinchada y las primeras semanas a veces tienen un flujo espeso y blanco o incluso sanguinolento (el equivalente de la menstruación). Eso es debido a la estimulación vaginal causada por las hormonas maternas. Debe lavarse con agua igual que cuando se limpia el área del pañal.

Hasta los dos o tres años

Fusión labial
Un pequeño porcentaje de niñas pequeñas tienen los labios menores de la vulva fusionados parcialmente. A diferencia de la mujer adulta, las niñas no tienen secreciones vaginales y eso les causa sequedad, irritación y a veces fusión. El jabón, la limpieza excesiva y hasta la dermatitis del pañal incrementan la sequedad y propician la fusión, afectando la micción.

La fusión labial no provoca otros síntomas y se quita sola cuando las niñas crecen y las secreciones vaginales abren los labios espontáneamente. Mientras tanto, algunos médicos recetan una crema hormonal de uso externo para incrementar las secreciones. Yo no lo aconsejo, pues es una solución temporal y en casos aislados tiene efectos secundarios, por ejemplo, sangramiento vaginal, debido a que el estrógeno se absorbe a través de la piel.

Niñas más grandes

Irritación en los genitales
No es extraño que a las niñas mayores de dos o tres años les dé una sensación de escozor en la vulva, sobre todo al orinar. Cuando sucede, sienten deseo de orinar con frecuencia, pero no sale nada. A veces tienen un poco de enrojecimiento e incluso un flujo verdoso y con mal olor. Aunque puede parecer una infección urinaria o vaginal, lo más probable es que no lo sea.

El escozor y el flujo pueden ser causados por una simple irritación. El jabón, y los baños de espuma en particular, a veces resecan los genitales de las niñas pequeñas, lo cual da picazón y después irritación. El frecuente orinar se debe a que el dolor se percibe como una necesidad de orinar; pero cuando sale el orine, por poco que sea, duele y hace pensar que tienen que orinar más. Aproximadamente a los tres años los niños empiezan a sentir curiosidad por sus genitales y se tocan con frecuencia, lo cual contribuye en gran medida a la irritación [Ver: Masturbación].

Aunque la irritación vaginal no es lo mismo que una infección urinaria, los médicos a veces tratan la irritación con antibióticos por error, debido a que los microbios de la piel contaminan las muestras de orina, dando lugar a un resultado equivocado. Usted puede evitar esa situación limitando la cantidad de jabón y baños de espuma, poniéndole a su pequeña una crema, como vaselina, para aliviarle la irritación y cortándole bien la uñas de las manos. Los síntomas comúnmente desaparecen al cabo de unos días. Si después de una semana la niña siente el mismo dolor o más, o si le da fiebre, llévela al médico para determinar si se trata de una infección urinaria o vaginal.

Si una niña más grande tiene un flujo constante, abundante y con mal olor, puede ser que se haya introducido algún objeto en la vagina, lo cual requiere atención médica.