a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Dolor de cabeza

El dolor de cabeza es una causa de preocupación cuando el niño es más grande y puede quejarse. Con eso no quiero decir que no sientan dolor antes de poderlo expresar, sino que antes de hablar solo pueden llorar y chillar, no pueden explicar nada en específico. El dolor de cabeza puede o no ser a causa de una enfermedad. Puede dar de vez en cuando o con frecuencia. A continuación le doy una guía breve que le servirá para determinar la intensidad del dolor de cabeza.

Dolor de cabeza con fiebre
Cuando el dolor de cabeza da con fiebre, se debe tener presente la probabilidad de que sea meningitis, aunque es una enfermedad rara. Observe atentamente sus síntomas: dolor intenso, vómito y dificultad para mover el cuello. Los calmantes no surten mucho efecto.

El dolor de cabeza causado por el gripe se presenta de una forma distinta y acompañado de síntomas mucho menos intensos que los de la meningitis. Por lo general no hay vómito y aunque el niño tenga dolores musculares, no le duele más mover el cuello que mover cualquier otra parte del cuerpo. Los calmantes le quitarán el dolor de cabeza al menos un par de horas.

El dolor de cabeza a causa de sinusitis es raro en los niños y suele estar localizado en la frente.

Dolor de cabeza esporádico sin fiebre
Es muy común y casi nunca es grave. Normalmente es a causa de alguna enfermedad: por ejemplo, el catarro y la amigdalitis pueden dar dolor de cabeza sin fiebre. El dolor mejora a medida que mejora la enfermedad.

Dolor de cabeza recurrente
Los niños comúnmente se quejan de dolores de cabeza que duran varios días o se van y vuelven durante un período determinado. Mientras mayor es el niño, más común es el problema. En general puede ser a causa de tensión en el cuello, la cual disminuye la circulación sanguínea a la cabeza, o migraña. El dolor de cabeza a causa de cansancio en la vista ocurre mucho menos de lo que la gente piensa y hasta es cuestionable que pueda ser una causa.

CUÁNDO DEBE PREOCUPARSE

Si le duele la cabeza todos los días

Si el dolor empeora con el paso de los días

Si el niño tiene dolor al despertarse

Si tiene vómito o dificultad para mover el cuello

Si es menor de cinco años

Si tiene algún problema de la vista, por ejemplo, diplopía (vista doble)

Si el dolor no responde a los medicamentos

Esos síntomas pudieran ser indicativos de una neoplasia en el cráneo, por ejemplo, un tumor cerebral, aunque es algo muy poco común. Lleve a su hijo al médico si tiene alguno de los síntomas mencionados.

CUÁNDO NO DEBE PREOCUPARSE

Si el dolor de cabeza se alivia enseguida con un calmante

Si no ocurre con una frecuencia predecible

Si no hay otros síntomas

Si el dolor viene y se va sin empeorar, incluso durante meses

Si no le impide al niño realizar las actividades habituales

Si se determina que el dolor de cabeza que le da a veces a Jimmy no tiene importancia, dele un calmante de vez en cuando. Descansar un rato en una habitación tranquila y oscura es una excelente manera de aliviar la tensión del dolor de cabeza. Hasta podría ayudarle a usted con sus propios dolores de cabeza.


Dolor de cabeza sicológico

Supongamos que usted empieza a tener fuertes dolores de cabeza por un problema que tuvo en el trabajo. Recientemente Jimmy se ha estado apuntando a la cabeza en distintos momentos del día, unos días sí y otros no. Una vez le dolía tanto que hasta lloró. Usted pensaba que podría ser por la costumbre de ver el televisor muy de cerca; sin embargo, eso parece que lo alivia y es extraño que también se le alivia si le da masaje en los pies.

Los niños son expertos en darse cuenta cuando se quejan de algo y reciben atención especial por ello. Si el dolor de cabeza de Jimmy tiene como recompensa un masaje en la cabeza, visitas a la enfermera o la oportunidad de ver una película, enseguida aprenderá a apuntarse a la cabeza y fruncir el ceño cuando quiera recibir atención.

Una situación de tensión en la casa puede provocar dolores de cabeza sicológicos. También he visto a niños imitar a padres que padecen de dolor de cabeza. Si piensa que el dolor de cabeza de Jimmy es sicológico y no fisiológico, no le preste mucha atención. Dígale que se acueste hasta que se sienta mejor. Si no se le quita el dolor a pesar de esas medidas, empiece a llevar un diario. Anote cada vez la duración e intensidad del dolor, así como la eficacia de las diversas estrategias para aliviarlo. Eso ayudará al médico a determinar cuál es el siguiente paso.