a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Lesiones en la cabeza

En los casos de lesiones en la cabeza, el problema no reside tanto en el cráneo del niño, sino en el cerebro, o sea, hay golpes que aunque parezcan graves, el niño seguirá como si nada. Cuando el golpe es particularmente fuerte, lo importante es determinar si hay sangramiento interno en el cráneo. La eficacia de los rayos X es limitada, ya que muestran solo el cráneo. Una tomografía es mucho más precisa para ver una lesión cerebral, aunque un sangramiento lento podría no verse al principio. Si se comprueba que el niño está bien después del golpe, la mejor y única manera de evaluar cualquier posible daño cerebral es observar atentamente su comportamiento durante unos días. Los cambios relacionados con un trauma se notan generalmente a las pocas horas de la lesión, pero también pueden demorar días en aparecer.

En los niños de meses

A pesar de todas las advertencias, los niños de meses a menudo se caen del cambiador, del sofá o del cargador en un segundo que se les deja de atender. Es muy raro que esas caídas causen daño cerebral, pero sucede.

CUÁNDO DEBE PREOCUPARSE

Si la caída es de más de tres pies de altura, sobre todo si es un piso duro

Si a Lucy le sale un chichón, lo cual en un niño de meses podría significar que el impacto ha sido bastante fuerte

Si se queda inconsciente

Si está somnolienta después de la caída y no puede mantenerse despierta cuando debería

Si está muy irritable después del llanto inicial

Si está muy pálida

Si parece incómoda al dormir

Si pierde el apetito después de la caída

Si vomita varias veces

Cualquiera de esos síntomas requiere atención inmediata.

Por el contrario de lo que la gente piensa, los cambios en el tamaño de la pupila son un síntoma tardío de complicaciones y por ende no son un indicador temprano fiable.

CUÁNDO NO DEBE PREOCUPARSE

Si Lucy tiene la misma energía después de la caída

Si se queda dormida plácidamente después de llorar y la puede despertar por lo menos una vez

Si no le cambia de color la tez

Por mucho miedo que dé, una caída de una mesa o de una cama a una altura de menos de tres pies rara vez causa lesiones en la cabeza

QUÉ HACER

Observe atentamente a Lucy durante varias horas después de la caída.

Chequéela por lo menos una vez durante la noche y observe si está durmiendo y respirando tranquilamente. Si es así, no necesita despertala a intervalos regulares.

QUÉ NO HACER

No trate de mantenerla despierta si tiene sueño ni de despertarla si es hora de dormir, pues le romperá su horario de sueño y cualquier conclusión que saque acerca de su estado de ánimo estará basada en una información falsa.

En los niños pequeños
Si Jimmy se cae, no debería ser tan difícil determinar la gravedad de la lesión, ya que puede decirle dónde y cuánto le duele.

CUÁNDO DEBE PREOCUPARSE

Si Jimmy pierde el conocimiento después de la caída

Si está aletargado y se le traba la lengua

Si vomita varias veces, sobre todo si empeora a medida que pasa el tiempo

Si tiene dolor de cabeza y se hace cada vez más fuerte

Si parece desorientado o camina con paso vacilante

Si tiene el sueño intranquilo

Cualquiera de esos síntomas requiere atención inmediata.

Los cambios en el tamaño de la pupila son un síntoma tardío de complicaciones y por ende no son un indicador fiable.



CUÁNDO NO DEBE PREOCUPARSE

Si Jimmy llora enseguida

Si se duerme y tiene un sueño plácido

Si se comporta normal después de la caída

Si vomita una o dos veces después de la caída, pero luego no vomita más (El impacto del golpe puede provocar esa reacción, aunque no sea grave.)

Si le sale un chichón. Aunque un chichón es preocupante si el niño es de meses, un hematoma en el cuero cabelludo de un niño más grande no es necesariamente una señal de lesión cerebral.

QUÉ HACER

Observe a Jimmy atentamente al día siguiente.

Si tiene un chichón, póngale hielo durante unos minutos si se deja. Si no, no lo moleste porque no hará una gran diferencia en la inflamación. Si no tiene ningún chichón, no hay por qué ponerle hielo.

Déjelo tomar una siesta o acuéstelo a dormir si es de noche y observe su sueño para cerciorarse de que sea plácido.

Si tiene alguno de los síntomas de gravedad antes mencionados, llévelo de inmediato al hospital.

QUÉ NO HACER

Si quiere dormir, no se lo impida. Una caída y el llanto que le siguen son agotadores. Aparte de lo difícil que es evitar que se duerma un niño con sueño, lo más importante es observarlo mientras duerme para comprobar que duerma bien después de la caída.

No le dé calmantes para el dolor de cabeza más de una vez; podría enmascarar el malestar y darle una falsa tranquilidad.