a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Ansiedad De Separación Y Ante Los Desconocidos

La ansiedad de separación ocurre aproximadamente a los seis meses de nacido, cuando el niño se da cuenta de que la mamá no es un apéndice suyo, sino una persona aparte que puede irse si desea. Algunos niños no se percatan de eso hasta que cumplen el año o no les afecta mucho cuando se dan cuenta. En los casos típicos, el niño llora para que lo carguen de nuevo cada vez que lo ponen en la cuna o en el coche y más se irrita mientras más se trata de dejarlo allí, con la intención de desviarle la atención a otra cosa que no sea la madre, o quien lo tenía cargado. Por suerte, esa reacción dura poco. Cuando Lucy quiera que usted le preste atención, por supuesto, juegue con ella o deje que la agarre; pero si tiene que irse, váyase aunque le duela. Cuando Lucy se dé cuenta de que la separación no es permanente, dejará de preocuparse por su ausencia y empezará a recibir su regreso con alegría.

El miedo a los desconocidos también empieza alrededor de los seis meses. Lucía deja de sonreírle amistosamente a todo el mundo y se echa a llorar al ver a cualquier persona desconocida. Esa es una fase importante de su desarrollo: se da cuenta de que no todos los adultos con una sonrisa en la cara y los brazos abiertos son su mamá. Lo difícil es cuando también sienten esa desconfianza por los abuelos o el papá y ellos se sienten heridos. Si usted tiene que dejar a Lucy con alguien con quien ella no se da bien, pero es una persona de confianza, hágalo. Cuando regrese, a lo mejor hasta la reciben con la sorpresa de que lloró unos minutos y después estaba perfectamente bien con el ex desconocido. Si sobrelleva esa fase con paciencia de adulto y no se la toma muy a pecho, en unos meses pasa.