a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Darse la Vuelta

Como promedio, los niños se dan la vuelta en la cuna a los cinco o seis meses, pero no es una regla absoluta. Algunos se dan la vuelta al poco tiempo de nacidos y otros ni hacen el esfuerzo hasta los diez meses.

Existen varios factores que entran en juego en este hito del desarrollo. En primer lugar, el peso del niño: mientras más pese, más trabajo le costará darse la vuelta. También influyen la coordinación y la fuerza muscular, que varían según el niño. Por último, el temperamento. Algunos niños están contentos boca arriba y no tratan de darse la vuelta hasta mucho después, mientras que los más inquietos lo intentan antes. El aspaviento que causa este tema es debido a que hace años los pediatras aconsejaban acostar a los niños boca abajo, en el suelo y en la cuna. Los niños trataban de levantar la cabeza para ver qué pasaba a su alrededor, lógicamente; pero también trataban de darse la vuelta tan pronto podían para ver mejor. Actualmente los niños pasan la mayor parte del día boca arriba; los médicos no aconsejan acostarlos boca abajo por miedo al síndrome de muerte súbita del lactante. Si Lucy está boca arriba, puede mirarla a usted y jugar con el móvil, ¿para qué va querer darse la vuelta?

Le hago una advertencia prudente: no subestime la capacidad de su bebé de darse la vuelta porque a lo mejor es capaz de más malabares de lo que usted se imagina. Tal vez toca la casualidad que la primera vez que lo hace está en la mesa de cambiarle el pañal y sucede cuando usted vuelve la cabeza hacia otra parte una fracción de segundo.