a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Vitaminas

La Academia Norteamericana de Pediatría no recomienda los suplementos vitamínicos para los niños, ya que sus beneficios no han sido demostrado. Los niños cuya alimentación es variada no necesitan vitaminas porque están presentes en los alimentos comunes y corrientes y el cuerpo las absorbe mejor que una pastilla. Eso se aplica incluso a algunos alimentos que ni siquiera son sanos, tales como los cereales azucarados. Si bien estos no son ideales desde muchos puntos de vista, están enriquecidos con abundantes vitaminas y minerales.

Las vitaminas no abren el apetito, ni ayudan a los niños a aumentar de peso, ni tampoco previenen los resfriados ni el catarro, aunque siempre haya oído decir esas cosas. No obstante, si usted tiene fe en las vitaminas y le da a su hijo la dosis indicada, no le harán daño, aunque tampoco le hagan bien alguno.


Vitamina C

Los defensores de la vitamina C opinan que previene las enfermedades cardíacas, el cáncer, la anemia, la diabetes, etc., etc., etc. Es cierto que es un nutriente muy importante para diversas funciones vitales; pero su deficiencia es rara, ya que hay muchos alimentos que la contienen, entre ellos algunos de los favoritos de los niños, tales como la naranja, la fresa y el ají pimiento. Por eso los suplementos son innecesarios. De hecho, la vitamina C puede ser tóxica en grandes cantidades. Por lo tanto, si tiene en la casa esas sabrosas píldoras masticables, manténgalas fuera del alcance de los niños.

En cuanto a la prevención del catarro, no hay ninguna prueba tangible de que la vitamina C surta ningún efecto.


Vitamina D

La Academia Norteamericana de Pediatría recomienda darles vitamina D adicional a todos los lactantes para prevenir el raquitismo, una afección ósea causada por una deficiencia grave de dicha vitamina. Hasta fines de la década de los setenta los médicos hacían tal recomendación. Como consecuencia de ello, muchas madres optaban por darles fórmula fortificada con vitamina D a sus hijos. ¿Cómo iba a ser buena la leche materna si le faltaba tan importante nutriente?

Hay varias razones para tomar esa recomendación con mucha cautela. Aunque es cierto que la leche materna tiene una baja concentración de vitamina D, proporciona una forma más eficaz de la misma. Además, la vitamina D se sintetiza a través de la piel y para obtenerla bastan unas pocas horas semanales de exposición al sol.

La recomendación de la Academia Norteamericana de Pediatría se basa en un estudio que arrojó un pequeño aumento de casos de raquitismo en un grupo pequeño de lactantes afroamericanos. Es un estudio impreciso en el sentido de que no se tuvieron en cuenta importantes factores, tales como el nivel de pobreza y la nutrición de las madres. Las estadísticas muestran que existe una mayor probabilidad que los niños de piel oscura vivan en condiciones de pobreza y en viviendas con iluminación insuficiente y que las madres son más propensas a tener una alimentación insuficiente.

Pienso que es errónea la recomendación de que a todos los niños se les dé un suplemento de vitamina D en base a un solo estudio y probablemente los fabricantes de fórmula sean una vez más los beneficiados. Además, una gotas adicionales de vitamina D para todo el mundo no resolverá el problema de los afroamericanos que viven en la pobreza.

Si usted está dando el pecho, le aconsejo comer bien y salir a caminar un rato todos los días, no solo para la obtención de vitamina D, sino para no volverse loca encerrada en la casa, tenga el color de piel que tenga.

Vitamina K
Los médicos le inyectan vitamina K a todos los recién nacidos con el fin de prevenir una enfermedad extremadamente rara, pero grave, que provoca sangramiento los primeros días de vida a los niños con propensión a ella. Como no se sabe de antemano quién corre el riesgo, se le da la vitamina a todos los niños. Muchos padres miran con recelo esa medida, probablemente porque perciben la inyección en el muslo del hijo como una bienvenida desagradable al mundo. Aunque es una actitud entendible, ni la vitamina ni la inyección representan ningún peligro y puede que Lucy llore por muchas otras razones que no son el pinchazo.