a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Amígdalas

Las amígdalas son glándulas ubicadas en la parte posterior de la garganta, que se desarrollan aproximadamente a los tres años de edad. Al igual que las adenoides, que se encuentran un poco más arriba, su función es atrapar y eliminar los microbios que respiramos. A veces las amígdalas se infectan de los mismos microbios que deben combatir; les ocurre sobre todo a los niños en edad escolar. Lo mismo el estreptococo que un virus provocan fiebre, dolor de garganta o ambos. A pesar de esas afecciones, que ocurren con poca frecuencia, la mayoría de los niños viven en perfecta armonía con sus glándulas. No obstante, a algunos niños les da amigdalitis a menudo.

Infecciones frecuentes de la garganta
Algunas personas tienen las amígdalas muy susceptibles de atrapar los microbios y en el caso de los niños es la causa de que les dé infección de la garganta varias veces al año. Con frecuencia tienen que tomar antibióticos y faltar a la escuela.

Amígdalas agrandadas
Cuando las amígdalas se agrandan, pueden obstruir las vías respiratorias y causar ronquidos por la noche. Estos de por sí (por ruidosos que sean) y el tamaño de las amígdalas no constituyen un gran problema, ya que esas glándulas se recogen en un par de años y los ronquidos disminuyen. Sin embargo, se debe llevar al niño al médico si el agrandamiento provoca apnea del sueño (cuando la respiración se detiene más de cinco segundos varias veces durante la noche y luego continúa con unas bocanadas de aire). Eso pudiera afectarle el corazón al niño, ya que en esos intervalos debe bombear con más fuerza para llevar el oxígeno al cuerpo [Ver: Ronquidos y apnea del sueño].

Si a su hijo le da infección de la garganta cinco veces al año o más o le diagnostican apnea del sueño, el médico probablemente le recomiende operarle las amígdalas. La operación se hace con anestesia general y no es peligrosa, aunque es más molesta que la de las adenoides porque da más dolor postoperatorio y existe un leve riesgo de sangramiento [Ver: Adenoides]. La operación disminuye sustancialmente la frecuencia de las infecciones de la garganta y la apnea del sueño. La operación con láser es muy popular porque la recuperación es más rápida y tiene menos complicaciones.