a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Huesos

En los Recién Nacidos

Traqueos y ruidos

A veces cuando levanta a Lucy, oye un sonido como si le hubiera traqueado el hombro o el codo. No se preocupe, no tiene nada roto; es nada más el sonido de un cartílago o de un hueso que cede un poco y produce ese clic.

Lesión ósea

Como los niños de meses no tienen muchas oportunidades de sufrir lesiones, rara vez se fracturan un hueso. No obstante, puede suceder, generalmente producto de algún trauma o torcedura. Cuando hay fractura, el niño suele llorar constantemente o tiene una deformación visible en la extremidad, o ambas cosas. En cualquiera de los dos casos, lleve al niño al médico lo antes posible.

En los niños
Los huesos pueden fracturarse de distintas formas: trauma directo, una caída, una extremidad trabada en algo, etc. Cuando hay lesión de una extremidad, si no se inflama y el dolor se alivia lo suficiente para seguir haciendo las actividades habituales, quiere decir que probablemente no hay fractura. Si hay inflamación, deformación o una cojera que no se quita, se requiere atención médica, sobre todo si también hay una herida abierta por la misma causa de la lesión ósea.

Si Jimmy tiene una fractura, tiene que usar un yeso de tres a seis semanas, dependiendo de la naturaleza o gravedad de la lesión. El yeso alivia considerablemente el dolor. Antes de que se lo pongan, puede darle acetaminofeno o ibuprofeno. Cuando se parten los dedos de las manos o de los pies, se entablillan juntos para restringir el movimiento, mientras que la nariz y la clavícula rara vez se inmovilizan, debido a que, por naturaleza, su rango de movimiento es limitado.