a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Heces Fecales

Advertencia: Este capítulo no es apto para medrosos. Contiene lenguaje obsceno y descripciones gráficas.

Los primeros días
Las primeras heces se llaman meconio y son el contenido del intestino del feto. El meconio es una sustancia espesa y verdosa que el recién nacido excreta durante el nacimiento y acto seguido. Cuando empiece a lactar, serán heces normales. La cantidad de deposiciones a esa edad varía y no es un indicador preciso de cuánto lacta el niño. En casos aislados, aunque lacte adecuadamente, puede que no excrete heces ni meconio. Si continúa así durante cinco días, y sobre todo si vomita con violencia, pudiera tener una obstrucción intestinal, que requiere atención médica.

Los primeros meses

Cantidad
La cantidad de deposiciones varía con la edad. El promedio al principio es una deposición cada vez que el niño lacta y la frecuencia disminuye en los meses siguientes. Sin embargo, la variación es tan grande que estas pautas son prácticamente inútiles. Un lactante puede que no haga popó en diez días y otro puede que tenga diez deposiciones diarias. Complica más aún el asunto el que los niños que toman fórmula tienen menos deposiciones que los que lactan.

Si usted ve que su hijo no tiene ninguna deposición en varios días, no significa por fuerza que tenga una gran acumulación interna. Puede ser que esté absorbiendo toda la leche o la fórmula y produciendo pocos excrementos. Siempre y cuando no tenga inflamada la barriguita ni tenga vómito, no tiene que darle laxantes, como jugo de prunas, ni agua, ya que no se trata de estreñimiento [Ver: Estreñimiento].

Más de diez deposiciones diarias pudiera ser diarrea causada por un virus estomacal o por mala absorción del alimento en el intestino, lo cual es menos común. Debe llevar al niño al médico.

FORMA Y COLOR
  • Las heces aguadas y hasta explosivas son buenas porque salen suavemente, sin causar dolor. Por lo general, son debido al exceso de leche no digerido que sale por el otro extremo sin sufrir ningún cambio en su paso por el intestino.
  • Las heces verdosas son buenas, aunque normalmente también se deben a un exceso leve de lactancia (en este caso es mejor padecer por exceso que por defecto). Asismismo, consisten en leche extra que se excreta sin digerir.
  • El popó amarillo y granuloso (con pequeños pedacitos que parecen semillas de ajonjolí) también es bueno; así es como se describen las heces del lactante en los libros.
  • Las heces marrones y suaves son buenas; constituyen una variante normal de las heces del lactante o más probable aún es que sean un subproducto de la fórmula.
  • El único caso que no es bueno y requiere atención es cuando las heces del bebé se parecen a las de un adulto: marrones y duras. Pudiera ser una reacción al hierro extra de la fórmula o, en casos aislados, propensión del recién nacido al estreñimiento [Ver: Estreñimiento]. Si le está dando fórmula reforzada con hierro a su niño, pruebe a darle una que no lo tenga, ya que dicho mineral no es absolutamente necesario en la fórmula.

¿Entendió bien todo? Muy bien. Pues prepárese porque en cualquier momento, sin previo aviso, puede haber un cambio en el color, consistencia o frecuencia de las heces fecales de un niño, al cambiar su alimentación y desarrollarse su sistema digestivo.

Después de introducir los alimentos sólidos
Cuando el niño empieza a comer cómida sólida, aumenta la consistencia de las heces, sobre todo si se le empiezan a dar demasiadas féculas (cereales, papa, etc.). La cantidad de deposiciones también disminuirá continuamente.

Niños de uno o dos años
A esa edad las deposiciones se hacen más regulares, una o dos diarias. A algunos niños les empieza a dar estreñimiento, sobre todo a los que comen mucha pasta. Por el contrario, las deposiciones más frecuentes podrían ser debido a que está tomando mucho jugo, pues este tiene un efecto laxante.