a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Estreñimiento

Antes de hablar de qué es el estreñimiento, veamos qué no lo es. Un niño de meses que solo evacúa de vez en cuando no necesariamente está estreñido. Los nutrientes de la leche materna (y en menor grado los de la fórmula) pueden absorberse en su totalidad y en ese caso no se elimina nada en forma de excremento. El patrón de deposiciones de un niño puede cambiar abruptamente de varias veces al día a ninguna en diez días, y viceversa.

Si el patrón de deposiciones de Lucy empieza a hacerse menos frecuente, no recurra a jugo de prunas, agua con glucosa ni a la estimulación del recto para propiciar la evacuación; con el tiempo se normalizará. (Si lo mira por el lado bueno, ahorra en pañales.) Incluso cuando Lucy se pone majadera y levanta las piernas, no siempre significa que está estreñida. Lo más probable es que sea que se siente mal por otra cosa y usted se lo atribuye a la necesidad de evacuar, a falta de una explicación mejor. No obstante, si el patrón se mantiene durante meses y las heces son más grandes de lo común, debe llevarla al médico, ya que eso podría ser señal de una enfermedad rara que consiste en la dilatación del recto.

Ahora hablemos de qué es el estreñimiento. Veamos qué dice el diccionario. “Estreñir(se): Retrasar el curso del contenido intestinal y dificultar su evacuación.” Algunos diccionarios añaden que las heces son más duras y secas de lo normal. Eso más o menos lo explica, aunque el estreñimiento se manifiesta de forma distinta a diferentes edades.

Estreñimiento antes de ingerir sólidos


Las heces de los niños que toman fórmula a veces son más duras porque la fórmula es más difícil de digerir que la leche materna. Es algo que no tiene importancia y se arregla con la introducción de alimentos sólidos a eso de los seis meses.

Antes de conformarse con el diagnóstico de que el niño es estreñido, veamos otra causa de las heces duras en los niños de meses. A muchos padres les dicen que empiecen a darle cereal al niño con una cuchara o en el biberón a eso de los cuatro meses y esos nutrientes adicionales son a veces la causa del estreñimiento. Si resulta ser así en el caso de su hijo, sencillamente deje de darle el cereal y las heces volverán a ser suaves. En pocas palabras: los cereales para niños de meses son innecesarios [Ver: Cereales].

Ahora bien, si no le está dando cereales a Lucy, puede decir con seguridad que está estreñida. No es algo común, pero sucede, incluso si el niño está tomando leche materna, aunque es mucho menos probable, ya que la leche materna es más laxante que la fórmula. Los niños estreñidos tienen mayor dificultad para reabsorber el agua y debido a eso las heces son más duras y secas. Lamentablemente, puede causar dolor y hasta un poco de sangramiento a causa de pequeñas lesiones en el recto. Puede aliviar ese problema dándole a Lucy un par de onzas de jugo de prunas en el biberón todos los días. Si las heces son muy duras, el médico le recetará un laxante suave hasta que supere el problema, lo cual sucede de forma natural cuando el niño empieza a comer frutas y verduras a los seis meses.

Repito, la estimulación del recto no es aconsejable.

Estreñimiento después de empezar a ingerir sólidos


Cuando son tan pequeños es fácil hacer el diagnóstico. La mayoría de las veces los niños de esa edad se estriñen porque comen demasiado pan, papa y cereales. Disminuya la cantidad de harinas y disminuirá la probabilidad de estreñimiento. Le doy el mismo remedio: un par de onzas de jugo de prunas al día o un laxante suave que a lo mejor le receta el médico.

Estreñimiento en niños más grandes


Si Jimmy se apunta para el estómago y empieza a llorar a gritos porque le duele y no puede hacer caca, es demasiado tarde para el laxante. Es hora de intervenir en la crisis: un supositorio de glicerina lo aliviará en cuestión de horas y no se necesita receta médica para comprarlo.

Por esta vez se superó la crisis. Ahora que está jugando de nuevo, permítame darle un consejo: no haga de los supositorios una costumbre. La prevención es preferible a la cura. Si Jimmy tiene tendencia al estreñimiento, haga lo que tenga que hacer por cambiar su alimentación para que no pase de nuevo. Demasiado almidón casi siempre da estreñimiento. La pasta, el pan (el blanco y el integral), la papa, las galletas, los cereales, el arroz y los frijoles contienen almidón. Me la imagino diciendo: “¡pero eso es todo lo que le gusta!” Efectivamente: a los niños les gustan los alimentos que contienen almidón porque saben más dulces. Sin embargo, la solución es sencilla: disminuya esos alimentos en su dieta y resolverá el problema. Darle un laxante para aliviarlo no da resultado a largo plazo, ya que con el tiempo hacen menos efecto. Además, algo muy preocupante con respecto al estreñimiento es que puede traer como consecuencia la retención de las heces, una situación en que al niño le da miedo evacuar, sea cual sea la consistencia de las heces. Si tiene unos minutos, vaya a la sección sobre retención de las heces fecales y entenderá por qué debe evitar a toda costa que empiece ese círculo vicioso.

PREGUNTAS DE PADRES DE VERDAD
¿Qué hago si mi hijo no come muchos alimentos con almidón?
Déselos con menor frecuencia aún hasta que las heces vuelvan a ser suaves. Puede que su concepto de “mucho almidón” difiera del mío.

¿Qué le puedo dar de comer a mi hijo en lugar de los alimentos con almidón?
Pescado, carne, verduras, frutas, huevo, tofu, yogur, etc.

¿Qué hago si no quiere comer nada?
El primer día no será fácil, pero el segundo será un poco más fácil y así sucesivamente [Ver: Majadería para comer].

¿Y si le doy más líquido?
Eso no resolverá el problema si no disminuye la cantidad de almidón.

¿Y qué pasa si añado frutas y verduras a su dieta?
Son buenas para su salud en general y tienen propiedades laxantes; sin embargo, es necesario darle menos alimentos con almidón para aliviarle el estreñimiento.

¿La leche empeora el estreñimiento?
Rarely. Rara vez; pero si ha disminuido los alimentos con almidón y el problema persiste, disminuya la cantidad de leche durante diez días a ver si nota algún cambio.