a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Inmunización

La inmunización es una bendición desde cualquier punto de vista. Un par de generaciones atrás, las enfermedades de la niñez, como la tos ferina, les causaban enfermedades respiratorias graves y hasta la muerte a los niños pequeños. Hoy en día tales enfermedades mortales han pasado a la historia.

Sin embargo, las vacunas son víctimas de su propio éxito. Tan eficaces son que prácticamente han erradicado las enfermedades que combaten. Como resultado de eso, el enfoque se ha desviado de sus beneficios a sus efectos secundarios, que pueden ser lo mismo leves que graves. Eso ha llevado a muchas personas a cuestionar las ventajas de las vacunas en general. En primer lugar, permítame asegurarle que las vacunas no son peligrosas. Deben cumplir con los estrictos requisitos de seguridad y eficacia de la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA por sus siglas en inglés) antes de ser aprobadas. Es un proceso de años de investigaciones y pruebas e incluso después que se aprueben, se siguen monitorizando constantemente su seguridad y eficacia a través de millones de niños que se vacunan anualmente. A los médicos se nos exige por ley reportar cualquier efecto secundario fuera de lo común. En resumen, el proceso de prueba y supervisión de la seguridad de las vacunas es bastante estricto.

Efectos secundarios leves
El efecto secundario más común de las vacunas es, con creces, el llanto del niño cuando lo inyectan, que dura un par de segundos; pero también tienen otros efectos secundarios.


Dolor

Las inyecciones duelen; cualquier médico o enfermera que le diga a Lucy que va sentir un pellizco, le está mintiendo. Las vacunas no duelen tanto por el pinchazo, sino al penetrar el líquido en el músculo. Algunas duelen más que otras: por ejemplo, la vacuna triple contra la difteria, la tos ferina y el tétano (DPT) duele mucho más que la de la poliomielitis, incluso después del pinchazo, el cual en realidad no dura tanto. Después de unos segundos, a Lucy se le olvida por qué lloraba, sobre todo si la distraen o le dan de comer. Darle un calmante antes de ponerle la vacuna no surte efecto (aunque puede ayudarle después) y las cremas tópicas de anestesia son inútiles, ya que adormecen la piel, no el músculo, que es donde el líquido duele más. Darle el pecho a Lucy mientras le ponen la vacuna no disminuye tampoco el dolor y puede que hasta le duela a usted… si le muerde el pezón. En el caso de los niños más grandes, la espera es peor que el dolor. No se pase una semana tratando de preparar a Jimmy para la vacuna. Cuando se la vayan a poner, presiónelo suavemente contra usted en vez de acostarlo a la fuerza. Una sensación agradable podría compensar por otra dolorosa. Es una buena idea darle el caramelo o la piruleta antes de la vacuna. También al niño lo ayuda ver a sus padres calmados.

Inflamación
En las horas y días posteriores a la vacuna, puede que a Lucy se le enrojezca el brazo y le duela, por unas vacunas más que por otras. En ese caso el calmante es perfecto; repita la dosis con la frecuencia necesaria. La irritación se quita por lo general en unos días; pero a veces se forma bajo la piel un bulto duro, del tamaño de una nuez, que dura un par de meses, aunque no es doloroso. En algunos casos aislados, el enrojecimiento persiste o empeora, lo cual podría ser síntoma de infección y requiere atención médica.

Fiebre
A pesar de lo que haya oído decir, la fiebre es un efecto secundario raro de las vacunas. Si una vacuna va a dar fiebre, generalmente empieza la misma noche o al día siguiente y es causada por la reacción inmunológica a la vacuna. En el caso de las vacunas vivas atenuadas, tales como la vacuna triple vírica SPR (contra el sarampión, la papera y la rubéola), la fiebre empieza a los diez días de ponerlas, acompañada de una erupción leve en el torso. La fiebre dura 24 horas o menos. Se debe dar acetaminofeno e ibuprofeno, más para aliviar el malestar que para bajar la fiebre.

Efectos secundarios graves
Si de efectos secundarios graves se trata, no lea las advertencias de la etiqueta del Tylenol o no lo tomará nunca más. Pasa lo mismo con las vacunas. Una lista completa de todos los posibles resultados incluye varias probabilidades horrendas, tales como fuertes reacciones alérgicas y muerte; sin embargo, son muy poco probables.

PREGUNTAS DE PADRES DE VERDAD
¿No es peligroso inyectarle todos esos fármacos de una vez a un niño tan pequeño?
Aunque es una preocupación entendible, no es válida desde el punto de vista científico. Esas vacunas se han estudiado a profundidad y se elaboran de forma que no constituyen ningún peligro para los niños pequeños. El tamaño del bebé no determina.

¿Cuatro vacunas no es demasiado?
Los padres se preocupan por eso; sin embargo, ponerles varias vacunas a los niños es algo que se ha estudiado a fondo y se considera completamente inocuo. De todas formas, en mi consultorio se trata de poner las vacunas de dos en dos, a fin de disminuir los efectos secundarios acumulativos y el estrés de los padres.

¿No es peligroso combinar las vacunas?
Se ha comprobado que la combinación de vacunas es segura y eficaz. De hecho, se han hecho muchas investigaciones para tratar de combinar más vacunas, con el objetivo de disminuir la cantidad de inyecciones.

¿Y qué me dice del timerosal?
El timerosal es un derivado del mercurio que ya no se emplea en las vacunas. Hace años se usaba una mínima cantidad para evitar la contaminación en los frascos de dosis múltiples. Durante un tiempo se temía que incluso esa pequeña cantidad contribuyera a las enfermedades mentales, como el autismo, a pesar de todas las pruebas tangibles que desmentían tal creencia. El uso del timerosal en las vacunas se descontinuó, no porque se haya encontrado ninguna señal de toxicidad, sino porque hoy en día las vacunas se envasan en dosis individuales y ya no existe peligro de contaminación.


Mi hijo tiene un catarro malo. ¿Se puede vacunar así?

El catarro no interfiere en la eficacia de las vacunas y estas no empeoran el catarro. Lo único que si el niño tiene malestar a causa del catarro, la vacuna puede que se lo empeore; pero eso se resuelve con un calmante.


¿Existen otros tipos de vacunas más naturales?

Las vacunas “naturales” no existen.

¿Por qué necesito vacunar a mi bebé, si le estoy dando el pecho y no ha tenido casi contacto con el mundo exterior?
La leche materna es muy buena para crearle defensas al recién nacido; pero de ninguna manera es una alternativa eficaz a las vacunas. A menos que lo tenga en una urna de cristal, no podrá evitar el contacto con el mundo exterior.


Controversia respecto a las vacunas

En los medios de comunicación y en Internet encontrará a cientos de expertos que exageran o inventan los efectos secundarios de las vacunas; sostienen que la vacunación es parte de una conspiración internacional de las empresas farmacéuticas. Muy pocos de sus argumentos tienen una base científica; pero su divulgación ha vuelto a mucha gente recelosa de inyectarle a sus hijos algo en que no confían plenamente. Tengo una teoría simplista y es que las ideas contra la vacunación, por irracionales que sean, apelan al niño que todos llevamos dentro y los niños detestan las vacunas. Nosotros también tratamos de escondernos debajo de la mesa, pero nos vacunaron de todas formas.

No obstante, si usted opta por no vacunar a sus hijos o vacunarlos cuando tengan un poco más edad, no los expone a un gran peligro, simple y llanamente porque la mayoría de las enfermedades para las que hay vacunas casi se han erradicado y la mayoría de las demás personas vacunan a sus hijos. Sin embargo, “casi erradicadas” no es lo mismo que “erradicadas del todo”.

Aún existe el riesgo de contraerlas. Además, existe la presión social y comunitaria, ya que la mayoría de las escuelas exigen que los niños estén vacunados. Por otra parte, la idea de demorar la vacunación hasta que el niño sea más grande y, por ende, más dócil, es una idea equivocada, pues, en todo caso, vacunar a los niños más grandes es más difícil.

En última instancia, la vacunación colectiva es la única manera de combatir las enfermedades y aconsejo poner todas las vacunas estándar. Sin embargo, a pesar de todas mis explicaciones, hay algunos padres que aún les temen y prefieren demorarlas o evitarlas. Mi postura es conversar con ellos y respetar su decisión, aunque no esté de acuerdo con su punto de vista. Trato de hacerles ver de forma realista los riesgos que corren demorando las vacunas. A continuación explico separadamente los riesgos correspondientes a cada vacuna y cuáles se requieren para matricular en la escuela.

Inmunización (enfermedad por enfermedad):
En la mayoría de los estados se requiere que los niños tengan puestas ciertas vacunas para ir a la escuela y se recomiendan muchas otras. A continuación aparece un resumen general de estas y otras vacunas.

Mandatory
Difteria, tétano y tos ferina
Es una vacuna triple. El virus de la difteria casi ha desaparecido; sus síntomas son mucho dolor de garganta y problemas del corazón, entre otros. El tétano, a diferencia de casi todas las demás enfermedades, no se transmite de persona a persona, sino que está latente en los suelos y en los clavos oxidados. La tos ferina consiste en una tos muy fuerte y a veces pulmonía, la cual es peligrosa para los lactantes y niños pequeños. Casi ha desaparecido; pero aún ocurren algunos brotes en pequeños grupos de población en Estados Unidos.

Hace años esa combinación de vacunas era menos eficaz y tenía efectos secundarios considerables. Hoy en día se ha mejorado mucho y se tolera mejor. De hecho, en el futuro se combinarán más vacunas con ella, por ejemplo, la de poliomielitis y la de la hepatitis B (ya se hace en Europa).

Si decide vacunar a su hijo: La vacuna DTP (difteria, tétano y tos ferina) consiste en cinco dosis, que se ponen desde la lactancia hasta los dos años, y se debe reactivar cada diez años de por vida.. Los efectos secundarios varían según la edad. A los lactantes les puede dar un poco de malestar y hasta fiebre las primeras veinticuatro horas. A los niños de uno a dos años pudiera darle una reacción en el lugar de la inyección, que consiste en bastante inflamación y enrojecimiento, pero que disminuye al cabo de unos días. A los niños más grandes les duele el brazo unos días y a veces se les inflama.

Si decide no vacunar a sus hijos: La difteria se ha erradicado casi por completo. El tétano siempre existe el riesgo de contraerlo cuando hay una cortada profunda y sucia; pero como los niños recién nacidos y de meses rara vez se hacen heridas así, el riesgo es mínimo (incluso si se cortan, el tétano se puede tratar con una inyección de partículas inmunes que limitarán el desarrollo de la enfermedad). En el caso de la tos ferina, aún existe una gran probabilidad de contraerla porque de vez en cuando hay epidemias en distintos lugares del país.

Vacuna del sarampión, la papera y la rubéola (SPR)
Es otra combinación de vacunas contra tres enfermedades. El sarampión es una enfermedad muy desagradable, parecida al gripe, que causa una erupción y complicaciones graves en casos aislados. Se ha erradicado casi por completo, gracias a la inmunización. La papera y la rubéola son enfermedades leves con complicaciones potenciales graves: la papera puede causar esterilidad en los niños y la rubéola puede causar defectos de nacimiento en el feto de una madre enferma. Estas son las principales razones de la inmunización. Actualmente esas tres enfermedades casi no existen en Estados Unidos. La vacuna es muy segura; pero al igual que a todas las demás, se le da muy mala publicidad. Es una vacuna viva atenuada, a diferencia de la mayoría de las vacunas. Eso significa que el componente viral se modifica para disminuir su virulencia. Aun así, la idea de inyectarse un virus activo no le inspira confianza a mucha gente. Además, hace años se hizo un estudio bastante impreciso, pero muy divulgado, que sostenía que existe una relación entre el virus de la vacuna del sarampión, la papera y la rubéola y el autismo, una propuesta muy controversial. Lo más probable es que sea pura coincidencia, o sea, si un niño es autista, la enfermedad por lo general se hace evidente a los dos años, que es también cuando se pone esa vacuna. Los medios de comunicación estuvieron muy dispuestos a divulgar ese estudio, pero no a dar a conocer los numerosos estudios serios que se han realizado que invalidan semejante relación. Por último, hay padres que consideran tóxica la combinación de las tres vacunas, pues les preocupa atiborrar a sus hijos de medicamentos y agentes biológicos. Lamentablemente, la gente le huye a esa vacuna por miedo, dándole la oportunidad a las enfermedades de regresar.

Si decide vacunar a su hijo: La vacuna del sarampión, la papera y la rubéola consta de dos dosis, una a los dos años y otra antes de entrar a kindergarten. Es probable que no note ningún efecto secundario. Si da alguno, seguramente es una erupción en el cuerpo y fiebre baja. A diferencia de las otras vacunas, los efectos secundarios ocurren a los diez días de ponerla y duran uno o dos días. Son a causa del leve sarampión que causa el virus atenuado.

Si decide no vacunar a su hijo: La probabilidad de contraer sarampión, papera o rubéola actualmente es remota, aunque eso podría cambiar si persiste la tendencia en contra de la vacuna. En Estados Unidos ya no se pueden poner las vacunas por separado; el fabricante descontinuó las vacunas individuales debido a la disminución de la demanda.

Poliomielitis
La vacuna de la poliomielitis (o polio, como suele llamársele) constituye uno de los triunfos más notables de la vacunación. Era una enfermedad bastante común, temida por generaciones y generaciones de padres, y ha sido erradicada casi del todo a nivel mundial. Cuando Jonas Salk introdujo la vacuna hace más de medio siglo, era una variante atenuada del virus de la polio, que se tomaba por vía oral con un pedazo de azúcar. El virus atenuado vacunaba a una familia entera; quienes tenían contacto con los niños inmunizados no se contagiaban del virus, sino de la vacuna. Hace algunas décadas los médicos comenzaron a preocuparse por el riesgo extremadamente mínimo de contraer la enfermedad por el virus atenuado. A fines de los años noventa, se revisó el proceso de inmunización y desde entonces se emplea un virus muerto en la vacuna. Si el esfuerzo a nivel internacional por erradicar la polio sigue siendo tan exitoso, se descontinuará la vacuna cuando la enfermedad se extinga por completo.

Si decide vacunar a su hijo: La vacuna de la polio se les pone a los lactantes y niños pequeños en inyección. No tiene efectos secundarios considerables y es una de las menos dolorosas.

Si decide no vacunar a su hijo: La poliomielitis se erradicó en Estados Unidos; pero si viaja a países en vías de desarrollo existe un pequeño riesgo de contraerla. Se han reportado casos en países cercanos a Estados Unidos, incluso en el Caribe.

Influenza hemofílica tipo B
Esta temible bacteria les causaba infecciones en el cerebro a los niños, así como una infección de garganta muy fuerte que podía causar asfixia. Se ha erradicado casi por completo mediante la vacuna. Esta es una de las menos controversiales: no es un virus vivo y tiene muy pocos efectos secundarios. Se puede combinar con la vacuna de la hepatitis B.

Si decide vacunar a su hijo: Es una inyección intramuscular y se les pone a los lactantes y niños pequeños. El efecto secundario más común es enrojecimiento en el lugar de la inyección.

Si decide no vacunar a su hijo: Actualmente el riesgo de contraer la enfermedad es muy bajo, gracias a la gran eficacia de la vacuna para mantener a raya la bacteria; no obstante existe una probabilidad remota.

Mostly Mandatory
Hepatitis B
Lucy no corre peligro de contraer la hepatitis B debido al uso de drogas por vía intravenosa ni a la promiscuidad sexual, por lo tanto, existe muy poca probabilidad de contraerla en esta etapa de su vida. Aun así, hay una buena razón para ponerle la vacuna. La hepatitis B es una enfermedad terrible. Causa ictericia y enfermedades debilitantes del hígado y puede causar la muerte, lo mismo rápida que lentamente. La vacuna es eficaz y da inmunidad de por vida. Si se la ponen a todos los recién nacidos durante los próximos veinte años, se podría erradicar por completo la enfermedad (y con ella, la necesidad de inmunización). Otra razón para poner la vacuna a una temprana edad es que la hepatitis B requiere tres reactivaciones en un período de unos meses para desarrollar inmunidad. ¿Cuándo la gente va al médico con más frecuencia? Cuando son niños de meses, por supuesto. A veces se les pone la vacuna en el mismo hospital al nacer, aunque no sé muy bien por qué. La vacunación tan temprana no es perjudicial, pero crea una falsa impresión de urgencia y les da ansiedad a los padres.

Si decide vacunar a su hijo: Esta vacuna consta de tres dosis y todas se ponen el primer año. Los niños más grandes a quienes no se les exigió antes deberán vacunarse antes de que empiecen las clases.

Si decide no vacunar a su hijo: Si pospone la vacuna de la hepatitis B, no expone al niño a un peligro sustancial de contraerla hasta que no sea mucho mayor. Sin embargo, no siempre es más fácil vacunarlos cuando son más grandes; arrastrar al médico tres veces a un adolescente astuto —nada menos y nada más que para vacunarlo— podría ser una ardua tarea.

Varicela [Ver tambien: Varicela]
Desde la introducción de esta vacuna relativamente nueva, ha disminuido drásticamente el número de casos. Sin embargo, algunos padres aún no le ven ninguna ventaja a vacunar a sus hijos contra una enfermedad que es bastante inocua en la mayoría de los casos. Ojo: la varicela no es tan inofensiva como parece. Esas pequeñas viruelas son molestas, sobre todo en el globo ocular y en los genitales internos. Además, a veces se infectan y en casos aislados pueden fomentar la bacteria carnívora tan popular en los tabloides. Hay casos extremos en que provoca pulmonía, complicaciones neurológicas y hasta muerte. Vacunar a Lucy a una temprana edad disminuye la probabilidad de contraer la enfermedad, que es desagradable cuando da de pequeño, más fuerte en los niños de más edad y potencialmente debilitante para los adultos.
La vacuna de la varicela contiene un virus vivo atenuado, es inofensiva y eficaz, aunque no tan eficaz como otras vacunas. Una persona vacunada aun puede contraer la enfermedad, pero le dará leve. La inmunidad disminuye con el paso del tiempo (a diferencia de la inmunidad que da enfermedad, que es permanente); por eso se debe reactivar. Cada vez se exige más la vacuna de la varicela para matricular en la escuela.

Si decide vacunar a su hijo: Por ahora, se les pone a los niños de más de un año. Los efectos secundarios son poco comunes y leves y pueden incluir algunas viruelas en el cuerpo.

Si decide no vacunar a su hijo:: La varicela sigue siendo, por lo general, una enfermedad leve para los lactantes y niños pequeños; pero a medida que la vacunación se va haciendo más común, el virus se hace más raro y, por tanto, es menos probable entrar en contacto con él, incluso si se tratara de hacerlo. Si a Lucy no le da la varicela de pequeña, en algún momento deberá vacunarla, ya que la intensidad de la enfermedad aumenta con la edad.


Recommended
Vacuna neumocócica

Se le conoce también como la “vacuna contra la infección de oído”. Protege a los lactantes y niños pequeños de una variante rara de meningitis y, en menor grado, disminuye la incidencia de algunos tipos de pulmonía e infecciones de oído. No ha habido ninguna controversia con respecto a esta vacuna, no presenta peligro y se tolera bien.

Si decide vacunar a su hijo: Se pone en varias dosis antes del segundo cumpleaños. El efecto secundario más común es enrojecimiento temporal en el lugar de la inyección.

Si decide no vacunar a su hijo: Es una enfermedad rara y más aún ahora que existe la vacuna, pero no se ha erradicado por completo.

Otras vacunas
Hepatitis A

Los médicos recomiendan cada vez más esta vacuna, aunque la hepatitis A es una enfermedad que les da muy leve a los niños, con síntomas de gripe o sin ningún síntoma. Cuando da de adulto, provoca cansancio e ictericia y puede durar varias semanas. La hepatitis A tiene una mayor incidencia en los países donde hay poca higiene y es común la contaminación de los alimentos. Debe ponerse la vacuna antes de viajar al extranjero, no tanto para la salud del niño como para la tranquilidad de los padres [Ver: Viajar a lugares exóticos].

Vacuna de la gripe
Es sin dudas la más problemática de las vacunas; debe ponerse todos los años y ni siquiera es muy eficaz. El índice de protección fluctúa entre el 30 y el 60%, dependiendo del virus cada año (la vacuna debe fabricarse cada año para inmunizar contra las nuevas cepas del virus). Debido a su eficacia relativamente limitada, debe reservarse para los niños que no deben arriesgarse a que les dé el gripe, por ejemplo, los asmáticos y los niños con enfermedades crónicas.

Vacuna del rotavirus
Se da por vía oral y protege a los niños del rotavirus, cuyos síntomas son fiebre, vómito y diarrea. El vómito y la diarrea a veces son bastante fuertes y causan deshidratación. Casi todos los niños contraen el rotavirus antes de los cinco años. La vacuna no tiene efectos secundarios.

Vacuna meningocócica
Protege de una infección bacteriana grave del cerebro, sobre todo cuando los jóvenes van de camping o viven en residencias estudiantes, donde hay una probabilidad un poco mayor de contraerla. No tiene efectos secundarios.

Virus del papiloma humano (VPH)
La vacuna protege contra este virus, una molesta infección de los genitales que puede provocar cáncer en el útero en la adultez. Se recomienda ponérselas a las niñas y niños de 9 a 12 años de edad, o sea, antes de iniciar relaciones sexuales. La vacuna no tiene efectos secundarios.