a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Chuparse el Dedo

Algunos niños se chupan el dedo, no importa si se les está dando el pecho o no, o si usan chupete o no. ¿Por qué? Pues por la razón que pensaba, simplemente para reconfontarse. Los niños sanos a veces se chupan el dedo y normalmente no tiene ninguna consecuencia negativa. Es cierto que puede empujar hacia delante los dientes de leche; pero no afecta los dientes permanentes si el hábito no persiste después de los cinco años, lo cual es muy raro. Es un hábito que suele durar varios años y se quita solo si los padres no intervienen. Además, piense en esto: chuparse el dedo al menos tiene una ventaja con respecto al chupete y es que los padres no tienen que levantarse varias veces durante la noche cada vez que se les cae.

QUÉ HACER

Cuando el niño quiera chupar algo, bríndele otra cosa, por ejemplo, el biberón, el pecho o un chupete.

Si se chupa el dedo de todas formas, ignórelo. Ya que es su propio dedo, usted no puede hacer mucho para impedírselo si quiere hacerlo.

QUÉ NO HACER

No trate de distraer a Lucy para que no se chupe el dedo.

No emplee ningún dispositivo para restringir el hábito ni le eche nada amargo en los dedos.

No le quite el dedo cada vez que se lo ponga en la boca.

Niños más grandes

En casos aislados el hábito de chuparse el dedo continúa después de los cuatro años, generalmente como resultado de medidas disuasivas negativas por parte de los padres, por ejemplo, prestarle demasiada atención al problema, tratar de disuadirlos de dejar el hábito o preocupación excesiva por el mismo. Cuando el hábito persiste hasta esa edad, puede desalinear los dientes permanentes y provocar la necesidad de usar aparatos más adelante. Lamentablemente, es un hábito difícil de quitar. La única táctica eficaz es la misma para Lucy que para Jimmy: ignorarlo. La burla de los compañeritos de escuela es mucho más eficaz que cualquier medida que se les ocurra a los padres.