a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Virus de Coxsackie

Que no cunda el pánico cuando en la escuela de Lucy pongan letreros de advertencia sobre el virus de Coxsackie; lo más aterrador de ese virus es su nombre. El virus de Coxsackie (el nombre de un pueblo del estado de Nueva York) es extremadamente común y es el causante de diversas enfermedades. La mayoría son enfermedades sin importancia, pero otras son graves, aunque son raras. Muchas gripes indeterminadas son causadas por alguna cepa de Coxsackie. Los síntomas son fiebre moderada, picazón (dolorosa) en la garganta, pérdida del apetito y a veces conjuntivitis. El tratamiento es el mismo que para los demás virus: dejar que pase.

El virus de Coxsackie también es responsable de dos afecciones leves con nombres igualmente raros: herpangina y fiebre aftosa humana (también conocida como exantema vírico de manos, pies y boca).

Herpangina

La herpangina es una consecuencia del virus de Coxsackie que se presenta principalmente en los niños pequeños y consiste en aftas dolorosas en la boca. Generalmente comienza con una fiebre entre moderada y alta y pérdida de apetito, seguidas de la aparición de aftas en la boca y en la parte de atrás de la garganta.

El curso de la herpangina consiste en unos días de mucho malestar. El tratamiento consiste en aliviar el dolor. A lo mejor tiene que ponerle un supositorio calmante a Jimmy si no abre la boca del dolor que le ocasionan las aftas. Las lociones calmantes y los anestésicos suaves de uso externo no ayudan mucho. En cuanto a comer, unos días con falta de apetito no constituyen un problema, siempre y cuando tome líquidos para evitar la deshidratación. La herpangina a veces se confunde con otra afección igualmente dolorosa y febril que es el herpes bucal o labial. Esa confusión no es importante, ya que ambas enfermedades requieren el mismo tratamiento. La única diferencia que merita mención es que el herpes oral puede reaparecer después de varios años como si fueran aftas de la fiebre [Ver: herpes bucal].

El virus de Coxsackie es bastante contagioso; generalmente ocurre en verano y otoño en forma de epidemia. Es poco realista tratar de prevenirlo, pues al igual que casi todas las demás enfermedades virales, la fase más contagiosa es al comienzo, cuando los síntomas son poco visibles.

Fiebre aftosa humana

Es otra enfermedad breve y relativamente inofensiva causada por el virus de Coxsackie. Suele darles a los niños pequeños, pero puede contraerse a cualquier edad. Salen lesiones abultadas en las manos, los pies y la boca, que a veces se convierten en ampollas y pueden ser muy dolorosas. La erupción a veces sale también en los glúteos (pero no se forman ampollas). Esta enfermedad por lo general se quita sola en una semana. Al igual que la herpangina, es difícil evitar el contagio y lo principal es aliviar el dolor. Tenga presente que no tiene nada que ver con la glosopeda, o fiebre aftosa del ganado.