a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Medicinas Para el Dolor y la Fiebre

La diferencia entre el acetaminofeno (Tylenol) y el ibuprofeno (Advil, Motrin) es la misma que la diferencia entre la Cola Cola y la Pepsi, o sea, no hay mucha diferencia. Ambos medicamentos alivian el dolor moderado y bajan casi cualquier fiebre. Vienen en líquido y en píldoras masticables, pero solo el Tylenol viene también en supositorios. Ya que el acetaminofeno y el ibuprofeno son productos químicos distintos, se pueden alternar e incluso tomar juntos. No tienen casi ningún efecto secundario si se toman en la dosis correcta. Ambos se pueden tomar con el estómago vacío, ya que los niños no son propensos a la acidez. Ninguno de los dos sirve para la secreción ni la congestión nasales, a no ser que diga en la etiqueta que es un remedio para el catarro y eso significa que tiene añadido algún descongestionante indeseado, que no recomiendo. Ya no se les da aspirina a los niños por miedo a un efecto secundario para el cerebro muy raro llamado síndrome de Reye.

Si Jimmy tiene dolor o malestar de la fiebre, dele la dosis correcta para su edad y peso (o incluso un poquito más); si no le da medicina, no podrá comprobar su milagroso efecto curativo. Se puede repetir la dosis de acetaminofeno cada cuatro horas y la de ibuprofeno cada seis sin peligro. Si es necesario, puede darle a Jimmy la dosis recomendada varios días seguidos, si se ha determinado la causa del malestar y la fiebre y se le ha puesto tratamiento.

Por maravillosos que sean esos dos medicamentos, deben usarse con moderación, no porque no sean eficaces ni porque tengan efectos secundarios, sino porque pudieran suprimir los síntomas que permiten la progresión natural de la enfermedad o dificultar su observación. Por ejemplo, la fiebre ayuda a librarse del virus y también puede ser indicativa de empeoramiento de la enfermedad.