a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Lengua

Lengua anclada
Antes los pediatras por lo general aconsejaban cortar el frenillo de la lengua, una fina membrana que la une con el paladar blando, si el niño tenía el frenillo más corto de lo normal al nacer. Pensaban que esa afección, llamada lengua anclada, podía impedir la lactancia y hasta dificultar más adelante el desarrollo del lenguaje. Probablemente no querían correr el riesgo.

¿Por qué? Mírese en el espejo, saque la lengua, levántela y mire debajo de ella. ¿Ve lo fina y elástica que es esa membrana? Notará que incluso si la tuviera más corta, apenas restringiría el rango de movimiento de la lengua. “Lengua anclada” es un nombre inadecuado, excepto en los casos aislados en que la lengua está realmente pegada al paladar mediante una membrana gruesa que sí restringe el movimiento. Aparte de esos casos, un frenillo corto y fino es sencillamente una variante anatómica normal.

Algunos médicos y especialistas en lactancia recomiendan cortar el frenillo para solucionar cualquier problema de lactancia que se presente o prevenir impedimentos del haal [Ver: Especialistas en lactancia]. Ni los estudios médicos ni mi propia experiencia confirman los beneficios de dicho procedimiento. Aunque su hijo tenga el frenillo un poco corto, lo importante es que mueva la lengua. Ahorre dinero y evítele a Lucy tener que pasar por un procedimiento doloroso.

Lengua geográfica
También se le llama glositis migratoria benigna y es otra variante normal de la lengua. Algunos niños más grandes tienen la lengua más blanca de lo común, formando un diseño parecido a un mapa. No afecta el sabor y por lo general el color se vuelve uniforme con el tiempo.