a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Dentición

Primeros dientes
Los primeros dientes del bebé representan un hito muy importante y generalmente son motivo de gran alegría para los padres, aunque rara vez para el niño. Los dientes rompen las encías para salir y eso duele y al principio ni siquiera ayudan a masticar los alimentos sólidos (ver debajo). La función de esos afilados incisivos, por ejemplo, es morder los alimentos duros, que por lo general el niño no come todavía cuando le salen los dientes. Por tanto, al principio su función parece ser puramente estética.

A diferencia de los caballos, a los niños no se les mide la edad por la cantidad de dientes que les salen, ya que no hay un lapso de tiempo ni un orden específico para su aparición. Como promedio, el primer diente sale a eso de los seis meses, pero a algunos niños les sale incluso a los cuatro, mientras que a otros no les sale ninguno hasta los dieciocho, como para que a los padres les dé un ataque de nervios. Todos son completamente normales. En el último caso, los dientes salen uno detrás del otro y en grupos, en vez de uno a uno.

Los padres se preocupan si a sus hijos se les demoran en salir los dientes. A eso contribuye el hecho de que los pediatras solían observar “científicamente” su orden y momento de llegada. Era una pérdida de tiempo, pues los dientes salen tarde o temprano.

Tenga presente también que no todo lo que parece un diente lo es. Un bultito blanco puede ser una descoloración de la encía y no un diente por salir.

Puede que la dentición sea un gran acontecimiento familiar; pero las madres que dan el pecho no siempre lo reciben con mucha alegría. No se preocupe, quítele el pecho al niño rápidamente pero sin brusquedad y verá que entiende el mensaje, o sea, una mordida equivale a no lactar. Hasta el más pequeñito lo entiende enseguida y la lactancia vuelve a ser armoniosa. Si usted grita cuando Lucy la muerda, la morderá más duro aún para ver su reacción. Me imagino que es difícil no gritar; pero vale la pena hacer el esfuerzo, ya que la reacción correcta evitará ataques futuros [Ver: Mordidas].

Dientes disparejos
No se preocupe si los nuevos colmillos de Lucy le salen disparejos: es normal. Los primeros dientes a veces salen apuntando en cualquier dirección y con grandes espacios entre ellos. Por suerte, suelen enderezarse con la edad y no siempre profetizan la necesidad de usar aparatos más adelante.

Los dientes y la alimentación
Los niños no necesitan todos los dientes para comer comida sólida. De hecho, pueden hacerlo sin ningún diente. Usted puede hacer un sencillo experimento científico: introduzca su dedo índice en la boca del niño y espere unos segundos. Trate de sacar la mano sin levantar al niño entero. Verá lo duras que tiene las encías; son muy eficaces para masticar. No tenga miedo de empezar a darle comida sólida cuando llegue el momento, tenga dientes o no [Ver: Alimentación].

Color de los dientes
Los dientes a veces salen un poco amarillentos y pueden quedarse así un tiempo, aunque si son dientes sanos se blanquean. Cuando el color amarillo es un síntoma de que el diente está picado, se nota porque el esmalte también está áspero. Un diente gris generalmente es debido a un golpe y al sangramiento dentro del esmalte. Se queda así hasta que se cae.


Lesiones dentales

Si un diente de leche se cae debido a un golpe o a una caída, olvídese del dentista y ponga el diente debajo de la almohada para que el hada se lo lleve por la noche, pues el dentista no podrá volvérselo a poner. Los dientes permanentes sí se pueden reinsertar si se actúa con rapidez. Si a su hijo se le cae un diente permanente y está cerca de un dentista, llévelo enseguida. Si no, enjuague el diente y póngalo en un poco de leche para conservarlo hasta que pueda llegar a un dentista o médico. Los dientes partidos parcialmente, sean de leche o permanentes, no se reinsertan, sino que se reemplazan por una corona.

Las lesiones dentales también pueden ocasionar pequeñas heridas en la boca, pero por lo general sanan bien y rara vez se infectan. Si la herida es grande, requiere atención media [Ver: Encías].