a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Integracion Sensorial

Es un término usado para referirse a los niños que tienen rasgos sicológicos específicos. Por lo general son muy inteligentes o hiperperceptivos. Su inteligencia se concentra en temas específicos, como los números. Por ejemplo, a los cuatro años a lo mejor ya conocen todos los tipos de camiones que existen. Aunque tienen una excelente retención para los datos, están un poco desconectados del mundo que los rodea y casi no interactúan con otros niños. Además, tienen una alta sensibilidad para los estímulos sensoriales; por ejemplo, se tapan los oídos cuando hay ruido, y su dificultad para lidiar con las frustraciones se manifiesta en forma de berrinches frecuentes. Los síntomas físicos son, entre otros, torpeza, falta de coordinación motora fina y más tono muscular del normal, por eso algunos caminan de puntillas.

La integración sensorial se hace evidente en la escuela preescolar porque esos niños no juegan bien con los demás o se ponen a caminar mientras los otros están sentados en un círculo. Ese deseo de aislamiento puede ser debido a hiperpercepción. Un niño muy sensible puede que no quiera pasar el trabajo de compartir un juguete. En el extremo de la gama de integración sensorial se halla una afección llamada síndrome de Asperger, debido al cual el niño muestra una gran inteligencia en áreas específicas y desarrolla el lenguaje, pero carece de destrezas de relación social; es parecida al autisme [Ver: Autismo].

se recurre a su diagnóstico para describir a cualquier niño un poco diferente a los demás. La terapia ocupacional ha proporcionado la descripción principal de ese síndrome mediante observaciones anecdóticas, ya que a esos niños con frecuencia se les recomienda ese tipo de tratamiento con el objetivo de que adquieran y mejoren las destrezas motoras finas y gruesas.

Si usted sospecha que su hijo posee algunas de las características de la integración sensorial, sea cautelosa con su diagnóstico y tratamiento. La mayoría de los tratamientos no se han estudiado a fondo y suelen ser muy caros. Le sugiero fomentar las relaciones sociales mediante la interacción con un solo niño a la vez y no en grupos grandes. Ponga límites de comportamiento y fomente la adquisición de destrezas que le ayuden a lidiar con las frustraciones. Conteste todas sus preguntas pacientemente y exhórtelo a hacer actividades físicas, aunque no sean deportes de equipo. Soy de la opinión que esos niños que son un tanto diferentes se desarrollan de una manera distinta, pero cuando maduran, se convierten en personas equilibradas e inteligentes con las destrezas sociales adecuadas.