a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Asma

El asma es la obstrucción intermitente y la hiperreactividad de los bronquios. Se presenta de vez en cuando en los niños propensos, en respuesta a irritantes que provocan la secreción de mucosidad y el estrechamiento de las vías respiratorias.

El asma es hereditaria. Comúnmente uno de los padres superó el asma en la niñez o padece aún de ataques ocasionales. Aunque los niños de meses y hasta los dos años de edad pueden tener problemas respiratorios parecidos al asma, en realidad el asma no se manifiesta hasta casi los tres años. A la mayoría de los niños asmáticos les dan ataques leves o moderados que duran pocos días, durante los cuales tienen la respiración dificultosa y una tos profunda con expectoración. La respiración es entrecortada y acompañada de un sonido sibilante característico. Antes de los cinco años, el asma la provocan generalmente el catarro y la influenza. Después de esa edad, otros factores pueden ser los alérgenos como el polvo, el polen, las escamas y pelos de animales y hasta el ejercicio físico.

Solo una pequeña minoría de los asmáticos corre un peligro grave. La mayoría de la gente supera el asma: los ataques se hacen menos frecuentes e intensos hasta que desaparecen por completo, aunque hay personas que padecen de asma hasta la adultez.

Cómo reconocer un ataque leve
Cuando el ataque de asma es leve, el niño puede hablar y participar en actividades, tales como jugar. El pecho se contrae y se expande rápidamente; pero los músculos del pecho y del cuello no se tensan y la piel conserva su color.

Cómo reconocer un ataque moderado
Si Jimmy tiene la respiración agitada y un poco sibilante; no puede realizar tantas actividades, pero camina y se mueve. Su respiración no es tan dificultosa y aún conserva el color de su piel.

Cómo reconocer un ataque fuerte
Si Jimmy tiene un ataque fuerte de asma, tiene la respiración dificultosa, o sea, le cuesta trabajo inhalar y exhalar. Se ve angustiado y pálido (hasta puede que tenga un color azulado alrededor de la boca y los ojos semicerrados) y se concentra únicamente en respirar. Además, los músculos del cuello y entre las costillas se notan claramente al respirar. Un ataque fuerte de asma requiere tratamiento de urgencia en el hospital.

Cómo tratar un ataque de asma
El tratamiento del asma consiste en dos clases de medicamentos: relajantes musculares y esteroides. Los ataques de asma duran unos días y se mejoran espontáneamente. Se debe dar la menor cantidad posible de medicamentos. Si bien lo más importante es aliviar al niño, los medicamentos para el asma tienen efectos secundarios considerables, incluso si se dan en pequeñas dosis. Si Jimmy tiene la respiración un poco dificultosa, pero sigue haciendo sus actividades como de costumbre, no hace falta tratamiento. En el caso de un ataque moderado, se recetan los medicamentos según el grado de malestar. Un ataque fuerte hay que tratarlo en el hospital.

Medicamentos empleados
Relajantes musculares

Los relajantes musculares, tales como el salbutamol, o albuterol, incrementan el flujo de aire al relajar los músculos de los bronquios. No curan ni previenen el asma, solo facilitan la respiración mientras se pasa el ataque. La mejor manera de darlos es con un nebulizador, un dispositivo que permite dosificarlos en forma de rocío fino. (También vienen en un práctico dosificador manual, perfecto para los niños más grandes y con mejor coordinación.)

En cuanto a efectos secundarios, lo único que relajan esos medicamentos son los pulmones, pues a los niños los agita y el corazón les late rápidamente más o menos durante una hora después del tratamiento. Ese es un problema insignificante comparado con la falta de aire; pero es una buena razón para no abusar de ellos si solo hay un poco de falta de aire. Los relajantes musculares surten efecto casi de inmediato, pero el efecto dura poco. Las instrucciones dicen que se deben dar cada cuatro horas, pero en el momento más crítico de un ataque de asma se pueden dar con más frecuencia, incluso cada veinte minutos durante unas horas, ya que los niños tienen un corazón fuerte. Sin embargo, si llega un momento en que se dan tres o cuatro veces seguidas y no hacen efecto, probablemente sea necesario ver a un médico. Llame al médico y pídale consejo.

Esteroides
Los esteroides por vía oral se demoran más en tener efecto que los relajantes musculares, pero atacan el problema de raíz, disminuyendo la inflamación de los bronquios. En los casos adecuados (por ejemplo, cuando un ataque de asma persiste o si la falta de aire parece empeorar a pesar de los relajantes musculares), un tratamiento corto con esteroides es muy beneficioso y no tiene efectos secundarios. Disminuyen considerablemente la gravedad del ataque y a veces evitan la hospitalización. No obstante, si se usan con demasiada frecuencia, pueden traer consecuencias a corto y a largo plazo, tales como propensión a las infecciones y alteraciones en el crecimiento óseo. Solo se debe recurrir a la inhalación diaria de esteroides cuando el niño padece de ataques de asma frecuentes a pesar de todas las medidas preventivas.

Medicamentos que se deben evitar
Los relajantes musculares y los esteroides son los dos únicos tipos de medicamentos eficaces para el asma. Evite los jarabes para la tos, ya que toser ayuda a expectorar el moco de las vías respiratorias. Sin embargo, si Jimmy tiene una tos seca por la noche que no lo deja dormir, no tiene que guiarse por esta regla.

Lo Que Podria Ayudar a Prevenir un Ataque de Asma
  • Limite la exposición al humo, el polvo y otros agentes irritantes. Saque del cuarto de un niño asmático todo lo que pueda tenerlos: alfombras, animales de peluche, plantas, libros y cortinas, así como almohadas y edredones de plumón. Envolver el colchón y las almohadas con un forro de plástico o un forro antialérgico no reporta ningún beneficio real y puede ser costoso.
  • Pase bien la aspiradora en toda la casa.
  • Las personas que padecen de asma aguda generalmente se ponen la vacuna de la influenza, para disminuir la probabilidad de contraer un virus que les provoque un ataque; pero la eficacia de la vacuna es muy limitada. El resfriado común, que es la causa principal del asma en los niños, realmente no es prevenible.
  • En los casos de asma alérgica es importante evitar los alérgenos que la provocan; sin embargo, no se apure a regalar la mascota de la familia solo porque Lucy le hace una reacción leve al pelo. [ver: mascotas].
Lo Que No Se Puede Ayudar a Prevenir un Ataque de Asma
  • Empezar a tratar a Jimmy con un nebulizador al primer síntoma de resfriado es generalmente ineficiente para evitar un ataque de asma y lo expone a los efectos secundarios del medicamento.
  • Para los niños que padecen de ataques frecuentes hay una medicina llamada Singulair que se emplea para evitar la irritación de las vías respiratorias. Da resultado como medida preventiva, pero tiene efectos secundarios considerables, tales como un comportamiento errático en los niños.
  • No se han demostrado los beneficios de los tratamientos con hierbas y homeopáticos ni de los cambios de alimentación. Hay muchos padres que prueban esas alternativas; pero yo le puedo decir por experiencia propia que, lamentablemente, no he visto que los tratamientos alternativos ni dietas específicas reporten ningún beneficio.
Preguntas de Padres de verdad
¿Puedo evitar que mi hijo sea asmático?
Si su hijo es propenso a padecer de asma, no puede hacer mucho para evitarlo. Puede que la lactancia contribuya a darle cierta protección, pero no se ha demostrado en qué medida.

¿Cuál es la probabilidad de que nuestro hijo padezca de asma si uno de nosotros la padece?
No se sabe a ciencia cierta. Es muy probable que haya una propensión, pero no es seguro. Tiene que esperar a ver qué pasa.

¿El eczema implica una propensión al asma?
Muchos asmáticos también tienen eczema, pero la mayoría de las personas que tienen eczema no padecen de asma, o sea, la respuesta es “no”.

¿Una tos constante podría ser asma?
El jurado todavía no ha pronunciado el veredicto. Yo opino que para que sea asma, la respiración tiene que ser bastante sibilante. De cualquier modo, los medicamentos para el asma tienen muy poco efecto sobre una tos constante y deben evitarse debido a los efectos secundarios. Además, si realmente es asma, la tos ayuda a expectorar.