a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Empañar

La enfermera del hospital le enseña muchas cosas a mamá: a bañar a la criatura, a ponerle el pañal, a darle el pecho y a envolverlo en mantas. Cuando demuestra esto último, seguramente mamá se queda fascinada con su destreza; sin embargo, es muy sencillo:

1 | Coloque la manta de forma diagonal en una superficie plana, con la esquina inferior apuntando hacia usted y la esquina superior apuntando en la dirección contraria (en forma de cuadrilátero de beisbol).

2 | Coloque a Lucy en el centro, doble la esquina superior de manera que la cabeza de Lucy descanse sobre ella. Sosténgale los brazos a mitad del pecho.

3 | Agarre la esquina derecha del pañal y crúcela sobre el cuerpo de Lucy (hacia la izquierda) y póngala por debajo de su cuerpo.

4 | Lleve la esquina inferir hacia arriba, sobre la parte del pañal que era la esquina derecha y dóblela debajo (o sea, la esquina inferior debe quedar debajo, con la punta hacia debajo).

5 | Lleve la última esquina, la izquierda, hacia la derecha sobre el torso de Lucy y métala debajo de las demás, justo bajo su barbilla.

Empañar al bebé lo reconforta, pues seguro le hace pensar que todavía está en la barriga. En los primeros días de nacido ese confort ayuda a resolver los problemas que no logran solucionar mecerlo ni lactar; pero muy pronto se descubre el truco. Después de un par de semanas, Lucy empieza a disfrutar de su nueva libertad y prefiere estirarse y dar pataditas que estar atada de pies y manos.