a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Piernas

El padre a veces se adjudica la tarea viril de enseñar al bebé a ser fuerte. Para eso lo mece, lo lanza en el aire y muchas otras acrobacias, que al bebé le encantan. Una de ellas es hacerle caminar moviendo las piernas hacia delante para diversión a toda la familia. No obstante, la diversión muy pronto se convierte en enojo, cuando el niño y la mamá empiezan a gritarle, entonces ya no se sentirá tan viril.


Flexibilidad en las piernas

Las piernas de los niños chiquitos son más fuertes de lo que se piensa. Incluso en la primera semana de vida no les hace daño sostener cierto peso con ellas, a no ser que lo hagan durante horas. Las mecedoras, los andadores, los columpios para el marco de la puerta y objetos similares son para entretenerse usted y el bebé, una vez que él tenga suficiente fuerza en el torso para mantener levantada la cabeza (a eso de los seis meses). No hacen daño en las piernas y a los niños les encanta rebotar y mecerse. Además, le permiten a usted tomarse un breve descanso hasta la próxima actividad.

Piernas encorvadas
No he visto a ningún niño de meses que tenga las piernas derechas. Todos las tienen un poco encorvadas, unos más que otros; pero casi siempre se les enderezan con el tiempo. A algunos se les quedan mínimamente curvadas hasta la adultez, pero no es nada de preocupación, especialmente si se trata de un varón y quiere ser vaquero. Hace años, cuando a los niños los tenían hasta cuatro horas seguidas en los andadores, incluso a niños de seis meses, se les encorvaban más las piernas y a veces se les quedaban aso [Ver: Andadores].