a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Rechinar Los Dientes

Una noche de repente oye un ruido mecánico incesante que proviene de algún lugar de la casa. Revisa a ver si hay algún enser doméstico roto, pero poco a poco se cuenta de que el ruido viene del cuarto de Jimmy. Se acerca despacio a su bello durmiente y cuál no será su asombro al comprobar que es él quien hace el ruido, rechinando con fuerza los dientes. ¡No sabía que un niño podía hacer semejante cosa, es increíble lo alto que es! Lo despierta suavemente, pero después de un par de minutos, vuelve a hacerlo otra vez. ¿Por qué será? ¿Estará demasiado cansado? ¿La escuela preescolar será demasiado difícil? ¿Le quitamos el chupete demasiado pronto? Toma la decisión de llevarlo al dentista esa misma mañana… si le queda algún diente en la boca.

El dentista le dirá lo siguiente: rechinar los dientes es algo común en los niños hasta de dos o tres años. A veces hacen un ruido muy alto y puede ocurrir todas las noches. También pudieran desgastárseles un poco los dientes delanteros y hasta perder el esmalte. No es una señal de desequilibrio emocional ni estrés, como en el caso de los adultos. En la infancia se debe a la contracción y sacudida de los músculos durante las fases activas del sueño. Los adultos que rechinan los dientes durmiendo usan protectores para evitar el desgaste, pero no son prácticos para los niños. Por suerte, Jimmy todavía tiene los dientes de leche, que serán reemplazados por bellos dientes permanentes mucho después de que haya pasado la fase de rechinar los dientes.