a
b
c
d
e
f
g
h
i
j
l
m
n
o
p
q
r
s
t
u
v
z














Also, check out our Medication Dosage appchevron-circle-right

Crup

El crup es una enfermedad viral que provoca irritación en la tráquea (el principal conducto de las vías respiratorias que lleva el oxígeno a los pulmones). Los síntomas son audibles y consisten en una tos perruna característica, respiración dificultosa en varios grados y un sonido chirriante al inhalar que se conoce como “estridor”.

El crup les da a niños de tres meses hasta casi seis años y suele dar en invierno. Normalmente empieza como si fuera catarro, con fiebre hasta de 102° y 103°F; pero también puede presentarse repentinamente, casi siempre por la noche, sin síntomas previos de catarro o gripe. La angina suele ir acompañada de sonidos bastante impresionantes, como el ladrido de una foca y la respiración como el pito de un tren. A pesar de tales efectos auditivos melodramáticos, generalmente es una enfermedad leve que dura un par de días. En algunos casos puede dar con más fuerza, con bastante falta de aire.

En los casos leves de crup, solo se oye el estridor cuando el niño respira rápido o tose. Si es moderado, le cuesta trabajo respirar y el estridor se oye incluso cuando duerme. En los casos graves, la respiración es siempre dificultosa.

CUÁNDO DEBE PREOCUPARSE

Si Jimmy tiene falta de aire a pesar del tratamiento (ver debajo).

Si tiene dificultad para respirar constantemente

Si parece inhalar empleando los músculos del cuello y el abdomen

Si está pálido o tiene los labios azulados

Si piensa que puede haber aspirado algún objeto y se le ha alojado en los pulmones (en ese caso pudieran manifestarse los mismos síntomas que los del crup)

Cualquiera de las situaciones anteriores requiere llevar al niño al hospital.

CUÁNDO NO DEBE PREOCUPARSE

Si Jimmy tiene una tos perruna o le cuesta trabajo respirar, pero puede dormir, tomar líquido y toser.

Si la respiración mejora considerablemente con el tratamiento de humidificación del aire descrito debajo.

QUÉ HACER

Cuando una persona tiene crup, la tráquea se inflama y se dificulta el paso del aire. Mientras más rápido y con más fuerza respire Jimmy, más difícil le es respirar. El objetivo es romper el círculo vicioso que tanto nerviosismo causa y propiciar una respiración más profunda y lenta.

Lo primero es no entrar en pánico, ya que eso le causará al niño una mayor ansiedad y le agitará más aún la respiración. Ayúdelo a respirar más calmadamente.

Abra el agua caliente de la ducha y hágalo aspirar el vapor. También podría abrir las ventanas o sacarlo a pasear un rato en el coche. Ambas cosas mejoran la circulación de aire al propiciar una respiración más lenta y calmada.

Bájele la fiebre (si tiene) con acetaminofeno o ibuprofeno, ya que la fiebre alta acelera el ritmo respiratorio y eso dificulta aún más la respiración [Ver: Fiebre].

Si es de noche, acueste al niño a dormir otra vez cuando se haya calmado y póngale un vaporizador o humidificador al nivel máximo junto a la cama.

Si no se alivia o sigue teniendo la respiración dificultosa, puede que tenga que llevarlo al hospital.

Mientras que un caso de crup leve no requiere tratamiento y pasa al cabo de unos días, si es moderado, el médico le mandará un tratamiento con un esteroide oral durante varios días, el cual es inocuo y eficaz. Los casos graves se tratan en el hospital.

A algunos niños les da crup cada cierto tiempo, sobre todo del tipo que no presenta síntomas de gripe. Un momento Jimmy está bien y al siguiente tiene esa tos característica y falta de aire. Eso puede suceder varias veces al año durante toda la niñez (hasta los diez años aproximadamente). Si le sucede a su hijo, usted se convertirá en una experta en el tratamiento de esa enfermedad.